Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Uno de los retos que tienen los agricultores en la agenda contra el cambio climático es reenfocar la producción de alimentos a nivel mundial para entregar productos más nutritivos y sostenibles.

En Colombia, las estrategias para lograr este fin ya están en marcha a través de una metodología conocida como agricultura tropical.

El concepto, creado hace dos años, consiste en el manejo de los cultivos respetando el medio ambiente del trópico con su suelo, agua, flora, fauna y el aire, según comentó el presidente de Asohofrucol, Álvaro Palacio.

Entre los desafíos que tienen los 12.100 productores que trabajan con el gremio está el desarrollo de hongos como los trichodermas y paecylomyces, así como el aumento de la producción de lombrices nativas en el suelo, que producen los ácidos húmicos y fúlvicos que necesitan las frutas para su desarrollo.

Sobre las acciones necesarias por cada producto, el aguacate es uno de los que deja retos más importantes por el consumo de agua, teniendo en cuenta que es considerado el ‘oro verde’ gracias a su alto nivel de consumo, que llega a 11.000 millones de libras en todo el mundo, según cifras del Foro Económico Mundial.

“La demanda está creando efecto de cambio climático. Las tierras con fauna diversa han sido destruidas para producir”, dijo el investigador del FEM, Manuel Ochoa.

Otra de las que reviste mayor importancia por los métodos que se utilizan para mejorar su producción es el maracuyá, que incluye a los abejorros en labores de polinización de su flor. Además de la disminución de costos, la producción se puede incrementar 30%.

Aquí entran a jugar otros factores que están perjudicando la actividad agropecuaria futuro. Y uno de esos puntos, según el reporte de Condiciones Agrosociales de la Universidad Nacional, es que en Colombia, 78% de los productores del campo son mayores de 55 años.

“Eso quiere decir que su crianza fue con base en metodologías poco amigables con el medio ambiente, lo que es perjudicial para un buen trato de los ecosistemas en el caso local”, detalló el documento.

Por su parte, Palacio comentó que, si bien todos tienen la misma importancia, las pasifloras son las que requieren mayor cuidado. Individualmente, subrayó frutas como la mora, papaya, piña, plátano y limón.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.