Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En la agricultura podría decirse que uno de los principales deseos de los productores es que haya una germinación rápida y uniforme de sus cultivos, de ahí, la importancia de la preparación de las semillas. 

La mayoría de las semillas no germinan inmediatamente después de haber madurado y caído en el suelo, esto debido al periodo de latencia que tienen, en el cual permanecen dormidas o sin germinar. 

Por eso, antes de sembrar es importante tener en cuenta algunos pasos necesarios que le van a ayudar a detectar y separar las semillas que están fecundadas y tienen posibilidad de germinar, de las que no la tienen.

En primera medida se debe realizar una desinfección de las semillas para que no sean atacadas por insectos. Es recomendable dejarlas remojar por un periodo de 12 horas y después retirar del agua aquellas semillas que quedaron flotando, ya que estas es muy posible que no sirvan.

Las que quedaron en el fondo y van a ser sembradas deben dejarse secar por unos minutos antes de ir a la tierra y de esta manera estarán listas para en unos días empezar a germinar.

Con estos sencillos pasos de preparación se podrán obtener semillas que germinen sanas y lo más importante con mayor vigor y rapidez.

Dentro de los aspectos que pueden afectar la germinación se pueden encontrar los inhibidores, una serie de sustancias químicas que impiden o retardan la germinación, por otro lado, pueden estar las cubiertas vegetales muy endurecidas, algunas semillas presentan una cutícula o capa externa demasiado gruesa que les impide germinar. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.