Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La Organización Meteorológica Mundial (OMM), entidad perteneciente a la ONU, prevé el primer “episodio triple” de La Niña del siglo, luego de que los datos más recientes de la entidad arrojaran una alta posibilidad de que se extienda por lo menos hasta a finales del año, lo que se convertiría en el primer fenómeno que abarca tres inviernos consecutivos del hemisferio norte.

La probabilidad de que La Niña se extienda durante los próximos seis meses es de 70% para el período ubicado entre septiembre a noviembre y disminuye gradualmente hasta 55% para diciembre y febrero de 2023.

Petteri Taalas, profesor y secretario general de la OMM, aseguró que “es excepcional que un episodio de La Niña se mantenga durante tres años consecutivos. Su efecto de enfriamiento está ralentizando de forma transitoria el aumento de las temperaturas mundiales, pero no detendrá ni invertirá la tendencia al calentamiento a largo plazo".

La entidad explicó que las condiciones que han permitido la instauración de La Niña en el Pacífico tropical desde septiembre de 2020 se reforzaron con la intensificación de vientos alisios registrados entre julio y mediados de agosto de 2022. Esto incidió en la configuración de las precipitaciones y empeoró la sequía e inundaciones en varios lugares del mundo.

"La agudización de la sequía en el Cuerno de África y en la parte meridional de América del Sur lleva el sello de La Niña, al igual que las precipitaciones por encima de la media observadas en el sureste asiático y en Australasia. Desafortunadamente, los datos más recientes sobre La Niña confirman las proyecciones climáticas regionales que apuntaban a un agravamiento de la devastadora sequía que sufre el Cuerno de África, cuyas consecuencias afectarán a millones de personas", dijo Taalas.

El fenómeno de La Niña produce un enfriamiento a gran escala de las aguas superficiales de las partes central oriental del Pacífico ecuatorial y genera cambios en la circulación atmosférica tropical como la presión y las precipitaciones. Suele tener, por lo general, efectos contrarios en el tiempo y el clima a los de El Niño, la fase cálida denominada El Niño-Oscilación del Sur (Enos).

"La OMM seguirá proporcionando información adaptada al sector humanitario y no dejará de brindar apoyo en ámbitos sensibles como los de la agricultura, la seguridad alimentaria, la salud y la reducción de riesgos de desastre. También trabaja para que todas las personas tengan acceso a los sistemas de alerta temprana en los próximos cinco años a fin de protegerlas de los peligros relacionados con el tiempo, el clima y el agua”, concluyó.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.