Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Llega el día de la exposición y es justo el momento en que los diferentes caballos harán gala tanto de su destreza como de su belleza física. Las atenciones, por supuesto, estarán puestas en cada movimiento que el ejemplar haga -o deje de hacer- y en la pulcritud de su exterior (es decir, de su pelaje, en general). Todos esos elementos irán conjugados para brindar un espectáculo de calidad que deleite a los asistentes. 

Pero, este tan solo es el último eslabón de una cadena. Para llegar al “momento de celebridad” del caballo, se requiere paciencia, dedicación y cuidado con el animal. Es un proceso que necesita de toda la atención de los cuidadores para obtener, en la competencia, los mejores resultados posibles. 

Explica Henry Beltrán, juez de competiciones equinas de la Federación Equina de Colombia, que todo el proceso de ‘embellecimiento’ y fortalecimiento del animal, comienza con una adecuada nutrición, adaptada a los requerimientos de la digestión del animal. 

Una buena ingesta de forraje, pastos y concentrados nutritivos, recalca Beltrán, hace posible un buen psiquismo, una adecuada masa muscular y un excelente pelaje.

En ese mismo criterio coincide Ángela Ochoa de Mejía, directora ejecutiva de la Asociación de Criadores de Caballos Árabes, quien afirma que “la parte de nutrición y entrenamiento son fundamentales, pues esto se verá reflejado directamente en el caballo (...) existen algunos suplementos, por ejemplo, que hacen que esa buena condición física se resalte más”. 

Pero un excelente estado físico y estético no se mantiene solo con una alimentación ideal. Es necesario, como a un zapato, darle lustro al animal para que se vean los resultados. Es recomendable, comenta el juez Beltrán, masajear el cuerpo con un cepillo especial duro llamado rasqueta, para posteriormente utilizar uno con cerdas más suaves que sirve para peinar, sobre todo, la cola y el cuello. “Eso hace que los pelillos que se van acumulando en el cuerpo se vayan cayendo al tiempo que el animal se relaja y el caballo va quedando limpio de epidermis y de impurezas”, comenta. 

No limpiarlo puede generar que en la monta se produzcan heridas que dejen, por varias semanas, a su caballo dentro del establo. 

Después de los entrenamientos, los cuales deben ser a diario para adiestrar y preparar mejor al caballo, debe brindársele -ante todo en climas cálidos- un baño que permita al animal refrescarse y desestresarse. 

Balanceada nutrición, clave

Brindar una alimentación adecuada, rica en pastos, forrajes y suplementos vitamínicos de buena calidad, mejorará el rendimiento del animal en cualquier tipo de exposición. 

Un baño adecuado

En climas cálidos se hará necesario brindar un buen baño al caballo, así este se refrescará tras una jornada de entrenamiento. No se hace tan necesario en otros ambientes, como los del interior del país. 

Entrenamiento a diario

La ejercitación del caballo es uno de los elementos que nunca pueden dejarse a un lado. A diario, una jornada de entrenamiento le brindarán aplomo en las diferentes competiciones. 

La opinión

“La parte de nutrición y entrenamiento son fundamentales, pues esto se verá reflejado directamente en el caballo”.

Ángela Ochoa de Mejía
Dir. Asoc. de Criadores Caballos Árabes

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.