Colombia quiere convertirse en una de las despensas de alimentos del mundo, tarea en la que los productores agrícolas y ganaderos están trabajando con fuerza: cada vez son más las inversiones en tecnología (evidentes en el crecimiento que han tenido ferias como Expo Agrofuturo) y los modelos innovadores de financiación que aparecen en el país. 

Casos como el del Fondo Serfinco Agronegocios, la empresa Kankuaka con su producción de leche y mango, la brasileña Minerva Foods con agricultura sostenible, y la aguacatera La Perla Orgánicos, muestran salidas para que siga habiendo un impulso a la agricultura y la ganadería colombianas. 

Es una tarea en la que están compitiendo todos los países productores del mundo. Las expectativas son que con el crecimiento de la población mundial a razón de 225.000 personas por día, en 2050 se llegue a nueve millones de habitantes, es decir demandantes de alimentos. Además con la expansión económica mundial, ha surgido una clase media con un poder adquisitivo que le permite comprar más allá de las necesidades básicas. 

“El año pasado quisimos hablar de las cinco estrategias que se deben implementar para diferenciarse en el sector agro. Este año la idea es hablar sobre compañías que están rompiendo paradigmas, que lo han hecho a través de su historia y que sirven como ejemplo para Latinoamérica”, afirmó Ricardo Jaramillo, gerente de Agrofuturo.

Estos casos de éxito han estado en versiones anteriores y tendrán presencia este año en Expo Agrofuturo, en el Centro de Convenciones Plaza Mayor, de Medellín. De hecho empresas como Kankuaka han logrado encontrar socios para exportar sus productos a través de la participación en el evento.

“En lechería estamos intentando adaptar un modelo productivo que pueda ser rentable en el trópico seco colombiano. Para eso estamos generando alimentación toda producida dentro de la finca, para poder sostener nuestras lecherías. Hemos diseñado formas prácticas muy adaptadas a nuestra zona”, afirmó Carlos Eduardo Campo, gerente general de Kankuaka. Hay otras apostándole a los modelos sostenibles para el campo, como el caso de Minerva Foods o La Perla Orgánicos, que trabajan para reducir su huella de carbono y ayudar a las comunidades de las zonas en donde desempeñan su labor. Aquí le presentamos cuatro ideas innovadoras.

Una finca autosostenible

En la finca Pan de Azúcar a 20 kilómetros de Valledupar es donde realiza su actividad agropecuaria la compañía Kankuaka. Fue constituida en 2010 y hoy en día está empezando a vender sus productos en mercados europeos como Holanda, Francia e Inglaterra, además de Canadá. Su modelo busca que la misma finca produzca los alimentos necesarios para los animales del negocio lechero, además de apostarle a un mejoramiento de las técnicas de pastoreo.

“Queremos poder sostener y cubrir todas las demandas energéticas de nuestro proyecto de lechería especializada con energías alternativas. Estamos trabajando para generar 68 kilovatios por energía fotovoltaica”, aseguró Carlos Eduardo Campo, gerente de Kankuaka. 

Con este trabajo han logrado importantes crecimientos. Mientras que en 2010 produjeron 40.000 litros de leche, en 2014 llegaron a 1,1 millones. En la misma comparación pasaron de 100 toneladas de mango anuales a 340 toneladas. 

Un modelo financiero para el agro

En febrero del año pasado empezó la labor de levantamiento de capital del Fondo Serfinco Agronegocios por $21.000 millones. El objetivo de esta empresa es buscar tierras para la siembra y producción de cacao, con un modelo que le empiece a dar retornos a los inversionistas a partir del sexto año de operación del proyecto. 

“Nosotros esperábamos comprar 1.000 hectáreas para establecer 700, pero como en Colombia es difícil encontrar tierra el proceso se nos alargó y encontramos un terreno de 3.700 hectáreas en diciembre. Se negoció hace tres meses y estamos en el proceso de preparación de terreno para el inicio de siembras”, afirmó Camilo Pérez, gerente de Asset Management. 

El fondo se amplió a $95.000 millones y según Pérez el modelo de financiación es innovador en el país. “Crear un vehículo de este tipo para democratizar las inversiones en el sector agropecuario es una innovación importante”, aseguró.

La sostenibilidad en la ganadería

Aunque no es una empresa joven, pues fue fundada en 1992, su entrada fuerte al país sí es reciente. A principios de este año la firma Minerva Foods compraron la empresa Red Cárnica y traerán sus conocimientos en sostenibilidad del negocio ganadero que los convierten en el tercer productor de carne en Brasil. Hoy en día la compañía cuenta con una capacidad de faena de 15.880 cabezas y de deshuese de 18.886 cabezas, ambas por día. Con su foco en la excelencia en el transporte y la crianza responsable del ganado, buscan una reducción en el impacto socioeconómico y ambiental de su actividad. Además, su objetivo con la adquisición de la colombiana Red Cárnica es capturar sinergias y reducir los costos operacionales de su negocio de exportación de ganado en pie, en el que está desde 2010.