Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La ganadería intensiva consiste en la industrialización de la explotación ganadera. Para ello, el ganado se encuentra estabulado, bajo unas condiciones creadas de forma artificial, con el objetivo de incrementar la producción de carne o leche en el menor tiempo posible. Son necesarias grandes inversiones en instalaciones, tecnología y mano de obra para poner en funcionamiento plantas ganaderas de esta índole.

Pero, ¿Cómo implementar este modelo en sus fincas? De acuerdo con César Augusto Gómez Velásquez, médico veterinario y docente de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de La Salle, “para implementar una ganadería intensiva se debe en primera medida estudiar el sitio donde se construirá el proyecto. Diseñar los galpones o establos analizando la capacidad y el número de animales y estudiar que la relación costo-beneficio sea positiva. Además, se debe tener en cuenta que la construcción del proyecto debe involucrar sitios de descanso, sitios de consumo, sitios de desecho de residuos orgánicos, pozos estercoleros, salas de ordeño y sitios de almacenamiento de alimentos (silos, henos, concentrados)”.

No obstante, es muy importante que los ganaderos tengan en cuenta que la ganadería intensiva debe dedicarse a fortalecer la producción de forraje con un manejo adecuado de las pasturas (incluyendo cuidado de suelos, y la selección de semillas) y el aforo de potreros.

El experto destacó, igualmente, que una de las ventajas de estos sistemas es la mayor eficiencia de producción. “Con una buena inversión, se puede obtener una mayor producción en menos tiempo”, dijo Gómez. Otro de los beneficios es la adaptabilidad a la demanda del consumidor, que puede cambiar el proceso rápidamente, y la producción homogénea, la cual hace que la calidad del producto mejore.

Para el médico veterinario Wilson Hernando Mora, “en teoría la ganadería intensiva debe permitir garantizar el bienestar de los animales y salvaguardar las operaciones pecuarias. Con este tipo de explotación se optimiza el uso de la tierra, pues al necesitar menos unidad de área para producir determinados litros de leche o kilogramos de carne, se mejora la producción”.

Es clave aprovechar al máximo el terreno
La ganadería intensiva es el sistema donde los animales están cercados y se desarrollan en condiciones con luz y temperaturas creadas de forma artificial, con el fin de aumentar la producción. Con esto, se busca aprovechar al máximo el terreno y confinar en un espacio reducido el mayor número de animales.

Se deben suministrar alimentos enriquecidos
Cuando se desarrolla ganadería intensiva, el propietario suministra a su ganado alimentos enriquecidos tales como concentrados. Esto con el fin de que los semovientes se desarrollen más rápidamente. Por este motivo, es necesario una inversión en cuanto a instalaciones, mano de obra, insumos e implementos, entre otros.

Debe darse un manejo adecuado a las pasturas
Según han señalado algunos expertos, en el desarrollo de una ganadería intensiva es fundamental que inicialmente se fortalezca la producción de los forrajes con un manejo adecuado de las pasturas (incluyendo cuidado de suelos y selección de semillas) y aforo de potreros.

Relación costo-beneficio debe ser positiva
Para lograr implementar una ganadería intensiva es necesario estudiar el sitio donde se construirá el proyecto. Se deben diseñar los galpones o los establos analizando la capacidad y el número de animales que se podrán tener en ese lugar para que la relación costo-beneficio sea efectiva a corto y mediano plazo.

 

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.