Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las startups de carne cultivada en laboratorio que dependen de células animales para producir carne de res, ave y pescados y mariscos han llamado la atención de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), que ha comenzado el proceso de regulación de la industria.

La carne cultivada, considerada una alternativa respetuosa con el medio ambiente comparado con el proceso real, se elabora obteniendo células de animales y cultivándolas para producir alimentos. Empresas como Memphis Meats Inc. y Future Meat Technologies han despertado el interés de inversores como los gigantes de procesamiento de carne Tyson Foods Inc. y Cargill Inc., así como los multimillonarios Bill Gates y Richard Branson.

La FDA planea celebrar una reunión el 12 de julio para obtener información de la industria sobre la seguridad de la tecnología, así como consideraciones sobre cómo se podrían etiquetar los productos para que los consumidores sepan que están comprando carne que proviene de un laboratorio, no de una vaca. Se generó cierto debate sobre si la FDA o el Departamento de Agricultura de EE.UU. deberían regular la carne cultivada en laboratorio.

En la reunión de julio, la FDA planea “compartir nuestro pensamiento inicial sobre cómo tenemos la intención de aplicar adecuadamente nuestras herramientas y políticas regulatorias existentes a esta nueva área de tecnología”, dijeron en un comunicado el comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, y la comisionada adjunta, Anna Abram.

El banco agrícola CoBank ha calificado a los productos alternativos a la proteína una de las tendencias alimenticias más populares que hay que observar este año, aunque Trevor Amen, economista del banco, predijo en noviembre que la carne cultivada no llegaría a los restaurantes durante otros tres a cinco años, o a los estantes de los supermercados dentro de cinco a ocho años.

El empresario Joshua Tetrick, de Just Inc., antes conocida como Hampton Creek, dice que planea tener lo que llama carne limpia en el mercado para fin de año. En 2015, la FDA dictaminó que Hampton Creek no podía referirse a su crema para untar vegana como mayonesa porque no contenía huevos. Posteriormente permitió a la compañía llamar al producto Just Mayo siempre y cuando aumentara la visualización de la advertencia “sin huevo” e hiciera otras modificaciones a la etiqueta.

La Asociación de Ganaderos de EE.UU. presentó una petición a principios de este año ante el Departamento de Agricultura para permitir que solo la carne de animales criados y faenados de la manera tradicional sea etiquetada como carne. Eso significaría que compañías como Impossible Foods Inc. y Beyond Meat, que fabrican productos de origen vegetal, así como aquellos cultivados a partir de células animales, tendrían que encontrar otro nombre para denominar a sus proteínas. Ahora parece que la FDA tomará esa determinación.

En el año 2015, la agencia aprobó el primer animal genéticamente modificado cuando permitió a AquaBounty Technologies Inc. comercializar el salmón que los críticos llamaron “Frankenfish”. El salmón está genéticamente diseñado para permitir que crezca más rápido, pero el Congreso obligó a la FDA a prohibir las importaciones del pescado, cultivado en Canadá y Panamá, hasta que publique las normas finales de etiquetado, lo que aún no ha hecho.