Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Si bien determinar con exactitud la cantidad de caballos exportados desde Colombia al mundo no es tarea sencilla, debido a la confidencialidad de estas transacciones, se calcula desde los diferentes gremios que la cifra podría llegar a ser de unos 200 ejemplares al año aproximadamente.

Entre los mercados más apetecidos para el caballo criollo colombiano, que es el ejemplar más solicitado de Colombia en el exterior, están Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana y Ecuador. En estos países se centra 85% de las exportaciones de equinos.

Los departamentos desde los que más se exportan caballos son Antioquia, Bogotá (Cundinamarca) y Valle del Cauca. Según Raúl Estrada, exportador, desde estos territorios del país sale 80% de los equinos que van al exterior.

“Los caballos cuando están listos para exportación, en los aeropuertos no los catalogan como caballo criollo colombiano de paso ni los identifican por el andar”, dijo Héctor José Vergara, director ejecutivo de Fedequinas.

De igual manera, la confidencialidad de estos negocios hace que los montos tampoco sean fáciles de determinar. Aunque es claro que entre mayor calidad certificada tenga el equino o sus descendientes, pues mayor valor económico logra en esa transacción.

Un caballo campeón en pistas, o los descendientes de él, pueden valer muchísimo más que un ejemplar que no lo sea. Sin embargo, promediando cálculos, se podría afirmar que un buen caballo puede ser vendido por cerca de US$20.000 y uno certificado en alta competencia está por encima de US$400.000 para empezar.

El carrusel de la competencia

Otro de los inconvenientes a la hora de tener cifras exactas de exportación de equinos desde Colombia es que muchos de los animales salen ya sea para ferias equinas o competencias de equitación a Estados Unidos, y en ese país cumplen compromisos por la temporada y regresan al país.

“Cerca de 70% de esos caballos que salen del país van a competencias en los estados de Florida y New Jersey (Estados Unidos). Hacen temporada allá y vuelven. Unos a mitad de año y otros al final. Esto hace que no sea tan concreto el número de los animales exportados, porque, al final, muy pocos se quedan en el exterior”, comentó Estrada.

De igual manera, las importaciones tampoco muestran cifra representativas, según Estrada. De otro lado, en los últimos años se ha fortalecido la exportación de embriones y semen de equinos con ascendencia de ejemplares triunfadores en pista y este es un mercado que podría empezar a desarrollarse de muy buena manera.

LOS CONTRASTES

  • Héctor José Vergara Director ejecutivo de Fedequinas

    “Anteriormente, a fedequinas le notificaban que iban a exportar y pedían una certificación. Hoy cualquier persona puede enviar equinos”.

  • Lucas Londoño Director administrativo de Asdesilla

    “Hay ejemplares que salen a competir y pueden valer desde $100.000 hasta $1 millón. Todo depende de la descendencia que tenga cada caballo o yegua”.

Desde Fedequinas se han adelantado mesas de trabajo con el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) para ajustar la exportación de semen fresco a nueve países que ya tienen ejemplares de caballo criollo colombiano.

Esa exportación de semen fresco se realiza a República Dominicana y Puerto Rico, principalmente, países que tienen un mercado fuerte de ejemplares antes importados desde Colombia. Dichas importaciones se hacen para lograr cruces y mejorar genéticamente las nuevas crías en esos lugares.

Para las exportaciones de equinos, el ICA solicita un certificado zoosanitario para exportación (CZE) y certificado de inspección sanitaria (CIS) de acuerdo a lo establecido por el país de destino. El exportador es el responsable de dar cumplimiento a los requisitos establecidos por el país de destino, con los cuales se permite el ingreso de las mercancías a su territorio. Los exportadores buscan que haya menos traba para poder realizar más transacciones.

Según Lucas Londoño, director administrativo de Asdesilla, los caballos que se presentan en la feria no tienen un precio exacto, pero hay ejemplares que salen a competir y pueden valer desde US$100.000 hasta US$1 millón y son producto tipo exportación.

Uno de los mercados que se busca conquistar desde hace algún tiempo es el de Europa. Si bien es uno de los más apetecidos, la Comunidad Europea tiene restricciones bastante fuertes para la entrada de ejemplares equinos a ese territorio, y pueden requerir ciertos certificados sanitarios.

Los precios en torno a la exportación

Una pajilla de caballo campeón cuesta alrededor de US$4.000 millones, un potro o potranca adiestrados valen desde US$100.000, las yeguas con buenos resultados en pista rondan unos US$200.000, mientras que los campeones y de gran valor genético valen hasta $1 millón. Si bien el caballo criollo colombiano de paso fino es una marca registrada a nivel local, hay algunos casos en los que se importan ciertos ejemplares.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.