Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los mercados internacionales se abrieron para el caballo criollo colombiano (CCC) desde hace más de 20 años, al tener una mayor salida el de paso fino que los demás andares.

Sin embargo, actualmente se está trabajando para que el trote y galope, la trocha y galope y la trocha colombiana tengan cada vez una mayor salida en el mercado externo. Así lo destacó el gerente de Asdesilla, Lucas Londoño, quien además señaló que aunque estos andares no tienen la misma suavidad del Caballo de Paso Fino Colombiano, sí tienen muchas oportunidades y ya se están dando los primeros pasos para darle un impulso en el mercado externo.

En ese sentido, vale destacar que, el CCC tiene cuatro andares, es decir, la forma como se desplaza hacia adelante. La trocha y el trote se caracterizan por el desplazamiento por diagonales (pata derecha con mano izquierda) emitiendo un sonido así: “Trocha: tras tras tras. Trote: tas tas tas”. En paso fino en cambio se desplaza por laterales y su sonido es “taca taca taca”. Los caballos trotones tiene otro andar incorporado en su sangre y es el galope, este también es por diagonales y suena como catorce.

Sin duda, el Paso Fino es el andar que tiene más uniformidad y homogeneidad en su genealogía y fenotipo, además de ser el que tiene más reconocimiento en el exterior como producto de exportación.

Adicional a ello, el Paso Fino Colombiano ha sido declarado el caballo más suave del mundo por personas que conocen de equinos dentro y fuera del país, sin mencionar sus cualidades, que reafirman su autenticidad por la belleza, brío y suavidad que lo engalanan.

Son caballos que tienen una salida ata a mercados como Estados Unidos, Puerto Rico y República Dominicana. También se exportan a Alemania, Suiza, Brasil, Venezuela, Ecuador, España y países árabes en una menor proporción. De acuerdo con Fedequinas, la industria del CCC mueve cerca de $5,4 billones, con lo que aportó 0,64% al PIB nacional durante el año pasado.

Así se mueve el mercado
Los precios de exportación de estos ejemplares varían por muchos factores: tipo de andar, línea genética, género, reconocimientos, entre otros. Si lo que el comprador busca es un caballo para chalanería, paseo o disfrute, el monto oscila entre US$7.000 y US$30.000. En el caso de los potros y potrancas que estén en proceso de adiestramiento pero que den señas de tener un buen nivel competitivo, pueden conseguirse en promedio a US$100.000, una cifra que puede seguir subiendo según el animal.

Si necesita yeguas con buenos resultados en pista y alto nivel genético para reproducción, el precio parte desde los US$200.000, mientras que si el que quiere es un macho con presentaciones importantes en pista, campeón y que esté dotado de un alto valor genético, puede valer entre US$700.000 y US$1 millón, o más.

En su momento, Juan Pablo Restrepo, gerente del Criadero Yerbabuena, señaló que para el caballo criollo colombiano “es muy importante que se abran nuevos mercados. Sin embargo, es un segmento que no crece mucho. La recesión económica de hace cinco años en Estados Unidos golpeó al negocio y se acabaron varios criaderos de caballos allá. Ahora se está volviendo a reactivar”.

Por su parte, Raúl Estrada, exportador de equinos, señaló que así haya crisis en Colombia nunca se dejarán de producir caballos, pues son parte clave del agro, “se vienen años buenos para que se fortalezca la industria”.

Además hay Grandes reconocimientos para los equinos colombianos. En agosto de este año, en el marco de la versión 61 de la Expointernacional Equina Feria de las Flores 2019, la viceministra de Asuntos Agropecuarios del Ministerio de Agricultura, Marcela Urueña Gómez, informó que el Caballo de Paso Fino Colombiano había sido incluido en el Sistema de Información sobre la Diversidad de los Animales Domésticos (DAD-IS) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En su momento, la Viceministra dijo que “esto se hace en concordancia con el Plan Nacional de Acción para la Conservación, Mejoramiento y Utilización Sostenible de los Recursos Genéticos Animales (RGA) de Colombia, el cual fue estructurado en 2010 y presentado como parte del compromiso con el Plan Mundial de Alimentación de la FAO, el Caballo Paso Fino Colombiano está incluido como una de nuestras razas autóctona y transfronteriza”.

Este logro sin duda es un gran paso para abrirse puertas en nuevos mercados.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.