Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El Gobierno Nacional tuvo que volver a aplazar la fecha en la que proyecta que Colombia recupere el estatus sanitario como país libre de aftosa. Inicialmente, el Ministerio de Agricultura esperaba que este sello se lograra en agosto, luego dijo que en septiembre y recientemente el jefe de esa cartera, Andrés Valencia Pinzón, comentó que esperan que sea hasta finales de año.

La decisión depende de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), quienes deben avalar los estudios y la información entregada por el Gobierno colombiano para que se dé el fallo definitivo. Para acelerar el proceso y que no pase de este año, Valencia propuso que un equipo técnico de la OIE visite a Colombia y se pueda hacer una verificación más rápida, algo que se hará realidad el 25 de noviembre. “La idea es que revisen cómo estamos controlando los predios, el trabajo que se está adelantando y el manejo especial que se está haciendo en la frontera con Venezuela. Una vez realizada esa inspección, deben expedir la certificación, ojalá antes de que se acabe diciembre”, dijo el ministro en declaraciones a medios.

El principal soporte para la recuperación del estatus se basa en los resultados del último ciclo de vacunación contra la fiebre aftosa en el que se invirtieron más de $28.000 millones. Allí, según los Registros Únicos de Vacunación (RUV) con corte al 7 de julio, estos dan cuenta de que fueron intervenidos casi 27 millones de bovinos (exactamente 26.760.069 animales); es decir, 95% de la población prevista.

Con base en lo que se hizo en el ciclo, Valencia dijo que Colombia ya no tiene fiebre aftosa y que lo único que falta es el certificado que lo compruebe. “Ese es un certificado que es esencial para reabrir el mercado de Rusia, que nuevamente se cerró, y poner el balón a rodar con China”.

El ministro también ha recordado que en menos de seis meses se han hecho tres ciclos reforzando la frontera y hay protección inmunológica en el ganado. Además, agregó que en el ICA se habla de que para noviembre se empezaría con una nueva temporada de vacunación.

Pese a lo anterior, entre los ganaderos ya hay preocupación por los efectos que ha generado esta demora. Por ejemplo, entre el sector cárnico se calculaba que si se hubiera logrado el estatus entre agosto y septiembre, con la llegada a mercados suspendidos por la falta del estatus, como China, se podría haber hablado de exportaciones por cerca de US$50 millones, por lo que este certificado es primordial para impulsar al mercado.

LOS CONTRASTES

  • José Félix LafauriePresidente de Fedegán

    “Todo está bajo los escenarios de normalidad, especialmente por los esfuerzos que hemos adelantado con el último ciclo de vacunación. En este momento es un tema más de burocracia”.


  • Andrés Valencia PinzónMinistro de Agricultura

    “Colombia es un país libre de aftosa. Ese certificado es esencial para reabrir el mercado de Rusia, que nuevamente está cerrado, y poner el balón a rodar con China”.

Y es que una de las preocupaciones del organismo internacional, tienen que ver con los controles que ejerza Colombia en las zonas de frontera, especialmente con Venezuela. En ese punto, la directora del ICA, Deyanira Barrero, señaló que “son zonas con alta vigilancia pero en los que estamos preparados, a tal punto que este año se nos acercaron ganaderos del vecino país para que les vendiéramos las vacunas contra la aftosa”.

Independientemente de la fecha en la que la OIE certifique a Colombia, el sector cárnico ya tiene sus proyecciones sobre los beneficios. El principal de ellos, según cálculos de Fedegán, es que aumentarían las exportaciones de carne en por lo menos 100.000 toneladas. Solo el año pasado la ganadería colombiana exportó 18.471 toneladas, por lo que con el estatus serían 150.000 toneladas en 2020.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.