Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las estadísticas del abigeato en el país son alarmantes. De acuerdo con información dada por Coronel Francisco José Ruiz Antia, subdirector de Carabineros y Seguridad Rural, el año pasado se presentaron 3.030 denuncias por hurto de ganado bovino y en lo corrido de este año van 609.

Este flagelo, según José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, va de la mano con la extorsión y está relacionado con el contrabando de animales y de carne de bovino, asimismo el de los productos lácteos.

Detrás de este delito, que deja pérdidas millonarias para los empresarios del agro, están la delincuencia común, el crimen organizado y los grupos armados al margen de la ley, que operan bajo las modalidades de arreo, carneo y, cachilapeo, aprovechando que los animales se encuentran en zonas rurales alejadas y con escasa presencia del Estado.

En consecuencia, según Lafaurie, el abigeato tiene mayor impacto en la ganadería de carne comercial, aunque se está incrementando el hurto de reses de lechería especializada, e incluso el de animales de genética. A esto se suma el robo de equipos de ordeño, motores, bombas, herramientas y repuestos, entre otros elementos empleados para la ganadería.

De acuerdo con el Coronel, los ganaderos más afectados por este flagelo se encuentran en la Región Caribe y la Orinoquia. Sin embargo, los Llanos Orientales, el altiplano cundiboyacense, Santander, el Valle del Cauca, la Guajira y el Tolima, también son golpeados por el abigeato.

Ante este desalentador panorama, la Policía Nacional, por medio de la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural, continúa trabajando para neutralizar y prevenir este delito.

Gracias a los controles realizados en las vías, la verificación del marcaje del ganado, las visitas a las fincas y las guías de movilización durante los desplazamientos, en lo corrido de este año se han presentado 546 hurtos menos en comparación con 2017.

Sin embargo, “el drama de productores y familias que pueden perderlo todo por culpa de los cuatreros parece condenado a repetirse, pues, a pesar de los esfuerzos de la Policía y el Ejército por recuperar los bovinos hurtados y de capturar a los presuntos responsables, estos salen al poco tiempo a volver a infringir la ley”, indicó Lafaurie.

Entonces, ¿cómo contrarrestar el fenómeno del abigeato? Para el Coronel, la solución está en fortalecer el trabajo articulado entre el Gobierno, la Policía, el Ejército, la Fiscalía General de la Nación, el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), las gobernaciones, las alcaldías y los gremios ganaderos.

Lafaurie, por su parte, recomienda denunciar el hurto de ganado para llamar la atención del Estado, reforzar las redes de comunicación entre ganaderos y con las autoridades, ejercer mayor vigilancia a los expendios de carne, aumentar los puestos de control móviles e invertir en la construcción de un solo matadero por municipio.

Entre tanto, los empresarios del agro tienen sus esperanzas puestas en la aprobación de un proyecto de ley con el que se busca tipificar el abigeato e incrementar las penas en contra de estos delincuentes, para que el hurto de ganado no sea un delito excarcelable y se impongan multas de 25 a 50 mínimos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.