Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Tal como sucede en la gestación en humanos, a través de una muestra de sangre también es posible conocer el sexo de las crías de equinos. 

Se trata de un método conocido como Diagnóstico prenatal no invasivo (Dnpi) que, con 98% de confiabilidad, contribuye a que el propietario o criador tome las mejores decisiones en diferentes aspectos del programa productivo que se tenga previsto para el animal.

De acuerdo con Francisco José Valencia, zootecnista de la Universidad Nacional Sede Medellín, tener claridad de si la yegua parirá un potro o una potranca ayuda a establecer proyecciones en relación a los negocios con esta especie. 

“Quienes se dedican a procesos de transferencia de embriones, por ejemplo, saben que el costo del embrión hembra está muy por encima del valor del embrión macho entonces, si es posible saber con anticipación cuál será el sexo fetal, los procesos comerciales son más atractivos, porque esas hembras receptoras que están preñadas de macho van a tener un proceso menor y se pueden sacar de la producción, dando espacio a una nueva hembra a la cual se le pueda hacer el proceso de transferencia de embriones”, explicó Valencia, quien es biotecnólogo del Laboratorio Iagen, pionero en la implementación del Dnpi en Colombia.

El investigador destacó que a este procedimiento se puede acceder desde $250.000 más IVA en promedio por muestra.

El médico veterinario Wilson Hernando Mora coincidió en que conocer el sexo de la cría es provechoso para la planificación del criadero como empresa. “Por ejemplo, los propietarios de criaderos de polo a veces buscan más las hembras, mientras que en los de carreras prefieren los machos. El diagnóstico permite que organicen sus intenciones de compra o venta de las especies”, resaltó.

Mora hizo énfasis en que el método más usado de identificación del sexo fetal en equinos es la ecografía transrectal.

Al respecto, Valencia apuntó que el Dnpi es una alternativa a las técnicas prenatales tradicionales, ya que como es no invasivo es menos traumático para el animal. “Las ecografías o amniocentesis (extracción de líquido amniótico que rodea al feto) son dos métodos muy comunes. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede con humanos o bovinos, esta última es altamente riesgosa para las yeguas, porque los tejidos de estas son menos tolerantes a la manipulación”, manifestó.

Cómo funciona el procedimiento

A partir de la muestra de sangre es analizado el ADN fetal con el uso de una técnica de biología celular y molecular denominada reacción en cadena de la polimerasa cuantitativa (Qpcr, por sus siglas en inglés), según advirtió el zootecnista Francisco Valencia. “Esto es posible gracias al ADN libre que se encuentra en el torrente sanguíneo. Con estudios se determinó que la cantidad de ADN libre incrementa en la etapa de gestación”, explicó el profesional.

Tips

1. Uno de los beneficios del Diagnóstico prenatal no invasivo (Dnpi) es que evita la manipulación innecesaria de la yegua, pues solo se requiere una muestra de sangre. 

2. Dicha muestra debe ser tomada en tubos con anticoagulantes (marcados con tapa morada) y enviada al laboratorio en un tiempo no mayor a 24 horas.

3. Es importante que el procedimiento sea realizado por un profesional experto en toma de muestras, para evitar complicaciones en la salud de la yegua y el feto.

4. Las muestras deben ser tomadas al final de primer tercio de la gestación, es decir, hacia los cuatro meses después de que la yegua quede preñada.

La opinión

Francisco Valencia
Zootecnista de la U. Nacional Medellín
“Si la yegua está preñada de un macho es preciso identificar la presencia de cromosoma y, gracias a la técnica popularmente conocida como QPCR”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.