Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El 30 de marzo pasado, Mauricio Cardona, un pereirano, fue elegido presidente de la Junta Directiva de la Federación Colombiana de Asociaciones Equinas (Fedequinas), instancia en la que tiene asiento un delegado del Ministerio de Agricultura con voz y voto.

Aunque se trató de un procedimiento rutinario, por vencimiento de período, a Cardona le tocó asumir las riendas del gremio en un momento de escándalo. El expresidente Ejecutivo de Fedequinas, Alirio Galvis, presuntamente, habría sobornado, en la pasada Feria Nacional Equina, a un juez para favorecer en los juzgamientos los caballos de un criadero. Fue denunciado, renunció luego al cargo y se posaron de nuevo sobre el gremio las dudas que, históricamente, han rodeado la actividad. Agronegocios habló con Cardona, del momento gremial que le tocó, del proceso y la investigación que se lleva contra Galvis, de los retos y las metas, del futuro del sector y de la necesidad de reconocer como raza el caballo de paso fino.

¿Cómo encontró el gremio?
Tenemos representación en 24 zonas del país donde hay asociación. El gremio tiene muchas cosas buenas y gestiones que se han venido haciendo. Viene de realizar una exposición equina importante y de recuperar un liderazgo en Confepaso que tiene sede en Panamá. Hay retos inmensos, cosas por mejorar y mucho trabajo por hacer.

Y ¿cómo quedó luego del escándalo en el que estuvo involucrado un alto directivo?
Alirio Galvis era el presidente Ejecutivo de la Federación. Fue empleado y presentó su renuncia. Esta es una actividad, como otras, que ha cargado un estigma que por depuración natural y organización ha venido desapareciendo. Sin lugar a dudas cualquier escándalo salpica. Eso genera crisis pero hay una nueva junta buscando soluciones.

¿Se afectó la imagen?
Algunos vieron la crisis como el acabose del gremio. Otro grupo le apostó a que primara la institucionalidad y por tanto Fedequinas como entidad rectora de la actividad en Colombia. Hay cosas buenas que deben continuar, otras no tanto que se deben aclarar y prevenir a futuro. Tenemos 24 asociaciones afiliadas y nadie ha manifestado querer retirarse. Sabemos que los ojos están puestos en la nueva junta y lo que queremos es sacar la Federación adelante, con cosas buenas por mejorar y retos de cambio.

¿Qué ha pasado con Galvis?
No quiero hacer alusión al caso porque está en marcha un proceso disciplinario que lleva la Federación. Lo que puedo decir es que es la única persona vinculada y no tenemos conocimiento de otras denuncias. Es claro que la situación incómoda se vivió y se está dando el debido proceso.

Habla de estigmas y de retos de cambio ¿qué implica eso?
La imagen y credibilidad del gremio hacen parte de las metas y retos que tenemos. Queremos dar desde la junta y la administración todas las muestras de transparencia, igualdad y justicia. Además, existen iniciativas importantes por las que debemos trabajar, como el trámite que hace en el Congreso de la República el proyecto de Ley para reconocer como raza nuestro caballo de paso fino colombiano. No tener una raza es como no estar registrado o no tener un sello de propiedad.

¿Qué más trabajarán?
Hemos recuperado el liderazgo en Confepaso, que aglomera a once países donde hay caballo criollo colombiano. Allí hay un reto y es defender, en la mundial de chalanería en Puerto Rico, el título de campeón mundial obtenido en Pereira hace dos años. Otra meta es realizar en 2017 la mundial de caballos regulares en Colombia. También buscamos con Confepaso, universalizar el juzgamiento y la crianza de caballos para estandarizar procesos.

¿Se han zafado de esos estigmas como el narcotráfico?
Aparte de que ese tema haya estado vinculado con el caballismo, no lo ha estado con la Federación. Si hay propietarios que se han dedicado a esa actividad nada tiene que ver Fedequinas: ni se lucra ni interactúa. Lo que sí puedo afirmar es que los miembros de las juntas directivas, del gremio y asociaciones, son personas de alto nivel y caballistas de pasión: empresarios, agricultores, líderes gremiales, industriales.

Que alguna persona haya conseguido sus recursos del narcotráfico y que con $5 haya comprado un caballo, no nos vincula. Lógicamente, si se conoce actividad ilícita lo denunciaremos.

Un Fondo parafiscal toma fuerza
Fedequinas está estudiando, con el Ministerio de Agricultura, la posibilidad de crear un fondo parafiscal para recaudar recursos dirigidos al fomento, investigación y comercialización. “Se ha pensado en hacer un cargo a las herraduras y clavos y captar un pequeño porcentaje de las ventas. El gremio no puede dedicarse solo a hacer registros y a ferias. Debemos dar un paso más allá y mirar cómo se puede apoyar la actividad”, sostuvo el presidente de la junta, Mauricio Cardona.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.