Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Aunque la cría comercial de búfalo comenzó en Colombia hacia 1967, desde hace seis años el hato ha crecido permanentemente. Según cifras de la Asociación Colombiana de Criadores de Búfalos (ACB), en 2010 se reportaron 227.000 cabezas y en 2016 la cifra ya llega a 555.000, lo que representa un crecimiento de 144%.

Claudia Roldán, presidenta de la ACB, aseguró que el hato está creciendo en un promedio que oscila entre 25% y 30% anual debido a las características de la especie. “Tenemos mucha retención de vientres porque los búfalos son animales muy precoces y longevos” dado que con 10 meses de gestación y un promedio de vida de 25 años es posible tener 93% de pariciones, lo que representa casi un parto anual por hembra.

El principal negocio en Colombia son los derivados lácteos, como el queso mozzarella, que en su versión original se hace a base de leche de búfala. Por eso, Roldán aseguró que “la leche tiene muchísima demanda, alcanzando precios de hasta $1.800 por litro”. Algo muy importante puesto que una búfala puede producir en promedio seis litros al día.

Y aunque esta cifra no es comparable con la producción de las vacas lecheras, en bufaleras especializadas la productividad puede incluso llegar a los 12 litros, una cifra que también tienen países como Italia, que son potencia en la producción de este tipo de leche.

Durante el último año, se produjeron 143,3 millones de litros, dirigidos en 62% al mercado no agroindustrial y 32% al agroindustrial, cifra que aunque no se acerca al volumen de la industria lechera vacuna, sí deja mayores rentabilidades.

Según Alejandro Gómez, gerente de Dibufala, empresa pionera en la exportación de lácteos, a partir de leche de búfala, el negocio comenzó entrenando búfalos machos para trabajo en plantaciones de palma, donde generalmente son animales indispensables para la recolección de la fruta. Pero entonces las hembras quedaban ociosas, por lo que era necesario incentivarlas a producir. 

 “Empezamos a ordeñar las búfalas y vimos que la leche era buena y limpia. Comenzamos a entrenar al personal y los animales, a hacer inventarios, seleccionar leches y elaborar quesos”, manifestó Gómez.  De esta forma, descubrieron que estos animales, aprovechados por el sector palmero, eran triple propósito: trabajan y producen carne y leche de alta calidad. 

La ACB pronostica que al cierre de 2017 la producción podría llegar a los 709.055 litros diarios, y que hacia 2020, incluso sería capaz de sobrepasar el millón de litros. Estas proyecciones le permitirían al país seguir ampliando su mercado internacional, porque hoy en día los derivados lácteos de la leche de búfala ya se exportan a países como Estados Unidos, Chile y Canadá.

Gómez considera que la carne también es un buen negocio, pero que no genera un diferencial en el mercado como si lo hace, por ejemplo, la leche. “La leche si diferencia al búfalo como especie y también en el mercado de exportación, sobre todo, en Colombia donde no se puede exportar carne fresca o en pie a muchos mercados por enfermedades como la fiebre aftosa”.

Luis Humberto Martínez, gerente del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), confirmó que con México ya hay procesos de negociación de los requisitos sanitarios para el ingreso de leche de búfala. 

Sin embargo, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) ya habilitó algunos establecimientos a cargo del Invima.

“Ya hay un registro de exportación de leche a Perú. Sin embargo, por el brote de aftosa se está renegociando el certificado” aseguró el directivo. 

Búfalas colombianas, las primeras del mundo con certificación PMO

La leche de las búfalas de la Hacienda La Fortaleza, liderada por Claudia Roldán junto a Colbúfalos, fueron las primeras bufaleras del mundo en recibir la Pasteurized Milk Ordinance (PMO), una certificación emitida por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), por sus siglas en inglés.

Esta le da un estatus al producto de alta calidad y permite que más países se interesen en adquirirla. Para la jefe gremial, este es un gran logro para el país, puesto que ninguna otra bufalera en el mundo ha logrado la certificación.

La auditoría fue realizada por Harold Wainess & Associates, una de las dos empresas autorizadas en Estados Unidos por la FDA, para otorgar la certificación. Cabe señalar, que cinco empresas en el mundo producen con leche PMO, Colanta en Colombia, una en México y tres en Canadá. En el país hay seis ganaderías y nueve puntos de ordeño certificados. 

Una alternativa para la sustitución de cultivos

Los bufaleros aseguran que en la última administración se le ha dado mucha visibilidad al sector. Gracias al trabajo del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y el Ministerio de Agricultura se está atendiendo a través de un proyecto a más de 200 productores ubicados en cinco departamentos del país. 

Ahora es más fácil invertir en búfalos, casi al mismo nivel del ganado vacuno, según comentó Roldán. Por eso se convierte en una gran alternativa para quienes están en procesos de sustitución de cultivos ilícitos, debido a la alta demanda de los productos derivados, y el carácter multipropósito que tienen estos animales. 

Se sabe que la Unión Europea (UE) ya está interesada en trabajar con búfalos como alternativa de producción para quienes están en zonas donde hubo conflicto armado, y es porque Colombia se destaca por los avances en mejoramiento y el trabajo genético.

Las opiniones:

Claudia Roldán
Presidenta de la ACB

“Los búfalos antes tenían un valor muy alto, pero hoy se puede invertir en ellos como al empezar un negocio de vacunos, es casi la misma inversión”.

Ricardo Sánchez
Presidente de Unaga

“El crecimiento en la producción y exportación se ha dado por un trabajo disciplinado de la Asociación de Búfalos y sus asociados”.