Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sobre esto último, hay que tener presente que estos mamíferos están expuestos a diversas afectaciones, que pueden variar, entre otros aspectos, de acuerdo al sexo. Las yeguas, por ejemplo, están predispuestas a sufrir de una afección denominada neumovagina.

De acuerdo con el médico veterinario Jair Pérez Osorio, docente de la Universidad de La Salle esta se trata de una alteración patológica que está ligada a la perdida de la conformación de la región del perineo, con consecuente pérdida del tono muscular de los labios vulvares.

En otras palabras, Miguel Acevedo, médico veterinario y docente de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (Udca) refirió que la neumovagina puede definirse como el acumulo de aire en la cavidad vaginal de la yegua.

Según explicó Acevedo, los profesionales pueden descubrir esta afectación teniendo en cuenta que generalmente se trata de hembras a las que se les encuentran problemas reproductivos, es decir, dificultades para gestar crías.

De hecho, esta es una de las principales consecuencias de este fenómeno, que se presentan complicaciones para que las yeguas queden preñadas.

Así mismo, otro elemento para sospechar sobre esta patología es que la mayoría de veces el ingreso de aire a la vagina produce una secreción que desencadena una infección llamada vaginitis, la cual produce molestia en el animal.

“Las yeguas con neumovagina son susceptibles a muchos problemas y alteraciones uterinas como endometritis, metritis e infecciones en el útero”, agregó Pérez Osorio.

Otro de los signos de alerta, según indicó la veterinaria y zootecnista Ximena Cano, está relacionado con un sonido característico constante, parecido al de una vejiga cuando se está desinflando.

Cano destacó que una de las posibilidades para corroborar la existencia de la afectación es a través de una ecografía en la que se evidencia la condición.

“Con la ecografía se descubre la presencia de aire en el útero con un patrón de ecotextura de puntos de mayor ecogenicidad en el endometrio”, concordó Pérez Osorio.

De igual forma, el veterinario puede hacer un examen ginecobstérico particular llamado vaginoscopia.

Los especialistas coincidieron en que existen ciertos factores que predisponen a una yegua a sufrir con este tipo de problemas. Uno de ellos es la frecuencia con la que el animal queda preñado. “Si las yeguas están dedicadas a la cría, aquellas denominadas yeguas de vientre, es común que se presente, porque adicionalmente la lactancia les genera una pérdida rápida de masa corporal”, apuntó Acevedo.

El ejercicio de yeguas jugadoras de polo o raza Silla Argentina, la edad y la pérdida de la integridad de la conformación de la región del perineo son otras condiciones predisponentes a la neumovagina.

El principal tratamiento para enfrentar esta anomalía se denomina vulvoplastia o técnica de caslick. Cano argumentó que este consiste en la realización de una sutura en los labios vulvares para disminuir el tamaño de la cavidad y, de esta manera, impedir el ingreso de aire a la vagina.

Existen cirugías más invasivas como las de purrot, y los últimos procedimientos quirúrgicos más específicos como el Gaad, el cual conecta la comisura dorsal de los labios vulvares con la región del vestíbulo.

Las opiniones

Miguel Acevedo
Médico veterinario, docente de la Udca

“Aquellas yeguas en las que se presentan partos laboriosos, que tienden a rasgar la vulva y generar que esta quede más grande del tamaño original, son propensas a desarrollar neumovagina”.

Ximena Cano
Veterinaria y zootecnista

“Es importante mantener las yeguas con una masa corporal ideal, porque las flacas están predispuestas a cambios anatómicos que facilitan la entrada de aire a la zona vaginal”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.