Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La Ratonera abrió sus puertas a finales de 2014 en Chía, Cundinamarca, cuando Jessica Zangen y su esposo identificaron en el país la escasez de quesos madurados nacionales. La inclinación por este producto lácteo nació gracias a la ascendencia española en el caso de Zangen y la oportunidad de haber vivido un tiempo en Francia, en donde, asegura, se volvió una loca apasionada de los quesos.

En un principio, la quesería, que se fundó con recursos propios de la pareja, quiso replicar los quesos madurados europeos, pues eran los que conocían y los que más llamaban la atención del público. Sin embargo, identificaron que la leche colombiana para la producción de los quesos contaba con características especiales y únicas, algo que imposibilitaba elaborar una copia exacta de los quesos que ellos recordaban.

“Cuando identificamos esas características nos dimos cuenta de que debíamos hacer algo nuevo y aprovechar todas esas cosas que nos hacía únicos y expresar nuestro propio territorio más que imitar quesos elaborados en otros países”, aseguró Jessica Zangen, gerente de La Ratonera.

Actualmente La Ratonera está por empezar la construcción de una nueva quesería que le permita no solo ampliar su producción y distribución nacional, sino también hacer posible su sueño de llevar los mejores quesos madurados colombianos al mundo.

Vale destacar que las exportaciones de queso registraron US$5,6 millones, entre enero y septiembre de 2021, con un incremento de 40,9% frente al mismo periodo de 2020. Estados Unidos, Chile y Curazao fueron los principales compradores.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.