Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Aunque se trata de un mal que ha acompañado constantemente a la especie equina, durante las últimos meses los ganaderos de la Sabana de Bogotá han visto un aumento en la incidencia de casos de síndrome abdominal agudo, más conocido como cólico.

Se trata de un flagelo que tanto los trabajadores del sector como los médicos veterinarios atribuyen a la mala alimentación, específicamente al consumo de henos de mala calidad, como lo es el Angleton.

Así lo confirmó Cristian Guerrero, médico veterinario de la Clínica Equina, quien recalcó que actualmente hay ganaderos que prefieren reducir costos comprando heno de calidad regular. “Actualmente el heno más recomendado para todos los equinos es el pangola, es el que menos complicaciones le puede implicar al animal”.

El experto señaló que las diferencias en calidad se pueden ver a simple vista, pues en las pacas se observará un amplio porcentaje de tallos gruesos y lignificados, que “no sólo son nutricionalmente pobres sino que además se convierten en verdaderos tapones en cualquier punto del tracto digestivo del caballo, que terminan por generar una disfunción en todo el sistema o incluso accidentes intestinales de resolución quirúrgica”, dijo.

Es por eso que, con el apoyo y conocimiento de su personal, la Clínica Equina elaboró un listado de recomendaciones para evitar que los animales sufran estos dolores con tanta frecuencia. Una de ellas parte del hecho que es más importante la calidad del forraje que el tipo y cantidad de concentrado que se suministre. Está demostrado como con un buen forraje se pueden reducir las cantidades de concentrado porque se mejora el porcentaje de absorción.

Otro de los aspectos que cita la clínica es el consumo de agua, pues es vital para favorecer un buen funcionamiento del sistema digestivo cuando el forraje es deshidratado (heno). “Parece ser uno de los factores que provoca la presentación cíclica de los casos en la sabana asociado a días fríos y baja en la ingesta de agua, pero si además le damos un heno de fibras gruesas y duras aumentamos los factores de riesgo”, manifestó la clínica.

La salud dental es otro factor a tener en cuenta, pues caballos con espículas tienden a mascar menos y tragar rápidamente, lo que provoca no solo una pobre digestión, al no realizar una buena molienda del alimento, sino además la presencia de material muy tosco en el contenido que puede ser en el núcleo de una impactación.

Por último, la clínica resalta la importancia de contar con programas de desparasitación regulares, horarios fijos de comidas, ejercicio rutinario, suministro de sales mineralizadas, cantidades y tipos de concentrado de acuerdo al individuo y su momento productivo, agua de buena calidad y permanente disposición de sal.

LOS CONTRASTES

  • Mario Andrés VillaMédico veterinario

    “La mayoría de los tips y recomendaciones para evitar los cólicos en la especie equina está relacionada con toda la alimentación del animal ”.


  • Cristian Guerrero Médico veterinario internista

    “Para los ejemplares que necesitan suplementos es aconsejable darles únicamente 4 kg diarios, de lo contrario pueden sufrir de cólicos”.

Tips diferentes a los tradicionales

De acuerdo con Mario Andrés Villa, médico veterinario, normalmente se entregan los mismos tips o consejos para evitar los cólicos en equinos, sin embargo, explicó que hay algunos de los que poco se habla como la calidad del forraje y de la cama, así como un buen suministro de sal constante para lograr que al animal le de más sed y beba más agua.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.