Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las escuelas para mascotas se han convertido en una de las mejores alternativas para aquellos propietarios que no disponen del tiempo o el espacio para educar a sus animales. Cada vez hay más establecimientos que brindan servicios de cuidado, educación, adiestramiento y alojamiento para perros y en algunos casos para gatos. Si bien este tipo de lugares se posicionan como una gran alternativa de negocio, hay varios aspectos que deben ser tomados en consideración antes de pensar en crear una empresa de esta índole.

Según Isaac González, educador canino y adiestrador profesional de la escuela Canispedia, lo primero que se debe tener en cuenta es el plan de desarrollo territorial de cada localidad. “Cada sitio debe planear los lugares de las actividades económicas que se vayan a realizar. Si se va a establecer una escuela en la que pueda haber entre 10 y 15 perros, se requieren espacios alejados de las zonas residenciales, donde se pueda generar cierto nivel de ruido”.

En ese sentido, se recomiendan espacios rurales, o aquellos urbanos ubicados en zonas industriales o en centros comerciales.

En cuanto a especificaciones técnicas y de seguridad, son muy importantes las medidas perimetrales. Se sugiere que en exteriores se tenga un mínimo de 1.80 metros de alto y en separaciones interiores 1.20 metros.

Las entidades encargadas de velar porque se cumplan estos estándares son las secretarías de Medio Ambiente de cada municipio.

LOS CONTRASTES

  • Isaac González Educador canino de la escuela Canispedia

    “Lo principal que debe tener alguien que trabaje en una escuela canina es paciencia y amor por los perros. no es lo mismo manejar uno o dos caninos en casa, que veinte o treinta en una guardería”.

Otra recomendación, en especial en las escuelas ubicadas en zonas rurales, es controlar la calidad del agua, dado que, si se trata de un acueducto veredal, el líquido puede pasar por fincas y contener una alta carga zoonótica. También es preferible que cada animal coma en su propio pozuelo o, en caso de que esto no sea posible, realizar limpieza tras cada cambio de alimento.

“Cuando se piensa en establecer una escuela para perros, es muy importante contar con personal suficientemente capacitado para atender a los animales. Deben ser personas que estén en óptimas condiciones de salud, para trabajar en terreno y responder a cualquier tipo de contingencia. También deben estar mínimamente capacitadas en filogenia y ontogenia, para que conozcan los comportamientos que pueden tener las diferentes razas”, agregó.

Para Junior Garzón, representante legal del Centro de Adiestramiento Canino Insignia, es importante que las perreras sean adecuadas para suplir las necesidades de los animales.

“Lo ideal es que las mascotas tengan zonas de sombra y de protección para la lluvia. En la medida de lo posible se aconseja tener una enfermería para los perros, para que se pueda atender una urgencia dentro del lugar y se recomienda también una vigilancia de cámaras para tener un soporte de cualquier situación que se presente”, dijo.

Otros servicios de estos lugares

Debido al auge que están teniendo las escuelas de mascotas, muchas de ellas han ampliado su portafolio de servicios, generando toda una experiencia para los usuarios. Varias escuelas han incursionado en temas como los spa caninos, el transporte de animales y la venta de elementos como guacales, collares, bozales y juguetes. Algunas también prestan servicios veterinarios como la vacunación.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.