Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Si su perro deja de comer puede significar una señal de alarma ante la presencia de posibles enfermedades asociadas; desde infecciones estomacales a señales de que está padeciendo depresión. Para tratarlo, lo fundamental es acudir a un veterinario que pueda realizar un diagnóstico general del estado del animal.

De manera general, la pérdida de apetito puede ser la manifestación de algún desequilibrio en la vida del perro. Descubrir la razón por la que se está presentando esta situación es de gran importancia para determinar de qué manera detenerla y hacer que el perro vuelva a su hábito alimenticio regular.

"Se llama inapetencia y es un signo importante, ya que es clave para detectar si un paciente está enfermo o está sano, por lo general cuando los perros están enfermos dejan de comer. Hay pacientes que duran sin comer días, cuando se da un adelgazamiento se identifica una señal de que el proceso es crónico, en ese caso pueden llegar a dejar de comer incluso 15 días", explicó Edward Rolando Roa, veterinario de la Universidad Nacional.

Roa advirtió que se pueden utilizar diversos suplementos como el "complejo B", que estimulan el apetito, o suministrar otro tipo de medicamentos haciendo uso de una jeringa.

También se puede desencadenar por otros factores como la falta de atención por parte de sus dueños y puede estar asociado a enfermedades mentales como ansiedad, depresión o signos de nerviosismo.

Para apoyar el proceso de recuperación del apetito, además de la atención veterinaria, se recomienda realizar variaciones en la comida y combinarlo con otros alimentos. Esto puede hacer que el perro mantenga el interés por la comida y no se aburra de su rutina alimenticia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.