Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Existen alimentos de consumo humano que pueden ser verdaderamente tóxicos para nuestros perros y gatos, por eso debes prestar mucha atención a los bocadillos que les ofreces, así como estar muy atento a cualquier incidente.

¿Por qué es tóxico el chocolate para un perro?
Antes de explicarte por qué el chocolate está prohibido para perros o gatos, debes aprender que las mascotas no metabolizan algunas sustancias de la forma en la que lo hace el cuerpo humano y la teobromina y la cafeína, están en esa lista.

El chocolate cuenta con cantidades considerables de teobromina, una sustancia que el perro no puede metabolizar y que en consecuencia puede causarle una intoxicación, así como problemas circulatorios, complicaciones cardíacas, daños renales y alteraciones en el sistema nervioso.

No conforme con esto, también está presente la cafeína, una sustancia que al igual que la anterior causa problemas en la salud de tu mascota. Por esto es si un perro come chocolate se debe acudir al veterinario lo antes posible.

¿Cuál es el chocolate más tóxico para un perro?
El nivel de toxicidad del chocolate que come un perro por accidente o por desconocimiento de sus amos, dependerá siempre de la pureza del mismo. El cacao en polvo o puro tiene cantidades de teobromina mucho más elevadas que el chocolate de leche o el blanco.

Dicho esto, los chocolates más dañinos para un perro, según su grado de toxicidad, son:

El cacao en polvo.
Chocolate para repostería o postres.
Chocolate oscuro o negro.
Chocolate de leche.
Chocolate blanco.
Otro aspecto a considerar es que la proporción de chocolate que coma tu perro lo afectará en menor o mayor medida considerando cosas como su raza, su tamaño y desde luego su peso.

Si un perro come chocolate, ¿Qué pasa?
Lamentablemente, una intoxicación por chocolate no es perceptible de inmediato. En caso de intoxicación se puede notar la aparición del malestar unas 6 o 12 horas luego de que el perro haya ingerido chocolate. Se debe actuar rápido, pues dependiendo de la edad de la mascota y de su salud cardiovascular, la intoxicación puede ser letal.

Síntomas de intoxicación leve
Algunos de los síntomas que podrían indicarte si tu mascota comió o no una golosina achocolatada, son:

Aparición de vómitos.
Diarrea.
Malestar estomacal en general.
Fiebre.
Agotamiento y decaimiento.
Bebe mucha más agua.
Orina con más frecuencia.
Aumenta el ritmo cardíaco.
Jadeos y dificultad para respirar.
Hinchazón.
Alteración del carácter, especialmente porque la mascota se comporta intranquila.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.