Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Al momento de adquirir un perro como mascota, una de las responsabilidades más importantes que se tiene es aplicarle las vacunas propicias para que el animal tenga un desarrollo adecuado.

Según expertos de Purina, la primera vacuna que debe aplicarse es a las seis semanas y corresponde a la protección frente al virus del moquillo, el cual puede afectar a las mascotas en su respiración, digestión, piel y sistema nervioso si no se previene. No obstante, gracias a la vacuna de parvovirus estas consecuencias son cada vez menos comunes entre los perros.

Posteriormente, la recomendación es que a los dos meses se aplique la vacuna conocida como polivalente, la cual fortalece al animal y previene enfermedades como el virus de la influenza o de la hepatitis. Los expertos indican que esta debe tener un refuerzo un mes después.

Para el cuarto mes, se debe aplicar nuevamente un refuerzo y, en caso de que se considere pertinente, aplicar una vacuna contra uno de los males más comunes entre los perros: la rabia.

Luego de este plan, se debe aplicar un refuerzo para el primer año, tanto de la polivalente como de la antirrábica. Después de esto, lo recomendable es que anualmente se lleve a las mascotas al veterinario para que se haga un refuerzo de las vacunas y evitar estas enfermedades en los nuevos compañeros de la casa.

Es importante respetar los tiempos, porque si no, las vacunas pierden su efecto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.