Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Para las personas dedicadas al agro, se ha vuelto necesario buscar nuevas tecnologías que generen energías alternativas y contribuyan al cuidado ambiental. Es así como se llegó a la creación de biodigestores, los cuales son recipientes en los que se deposita estiércol animal y otros residuos orgánicos a compostar, para producir biogás y bioabono.

Compostar se puede decir que es degradar materia orgánica a formas que puedan ser utilizadas como abono y/o para otras cosas relacionadas con agricultura.

Un bodigestor generalmente tiene bajo costo, aunque depende del tamaño del mismo. Igualmente su instalación es fácil y la puede realizar el mismo agricultor.

Existen 2 tipos de biodigestores, de flujo continuo y discontinuo. Los primeros son ideales para todas aquellas fincas pequeñas en las que se recicla poco material, principalmente estiércol y otros desperdicios blandos. Por su parte, los biodigestores discontinuos son más aconsejados para municipios o fincas de gran tamaño en las cuales se va a degradar mucho material orgánico.

Desde el punto de vista económico, puede no representar grandes sumas de dinero para quien utiliza esta tecnología, sin embargo, puede reducir costos en el sentido en que se reutilizan desechos que estaban destinados a ser eliminados y solo generarían costos.

En cuanto al cuidado ambiental, es difícil cuantificar los beneficios que produce realizar un proceso con biodigestores. Según el ingeniero ambiental Jaime Quintero, “reintroducir en el ciclo productivo a los desechos es una forma de mitigar el efecto del cambio climático, pues se reducen emisiones de CO2 y CH4”.

Realización de un buen compostaje
El compostaje regularmente se puede hacer con todo tipo de material biodegradable, pero su eficiencia está determinada por ciertas características de la materia que se quiera compostar. No todo es compostable, porque para que la materia orgánica se degrade, se debe utilizar un recipiente (biodigestor) en el cual los desechos se descompongan y se fermenten durante un tiempo.

Si el compost llega a 60ºC que es la temperatura en la cual empiezan a morir patógenos y bacterias y la materia orgánica se está descomponiendo, el compost será adecuado para utilizar como biogás o abono en la agricultura.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.