Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia se ha consolidado en los últimos años como un jugador en la exportación de maquinaria agrícola. De acuerdo con cifras de ProColombia, estas exportaciones desde el país registraron un crecimiento de 18,9% entre 2016 y 2017.

Entre tanto, en el primer trimestre de 2018 los productos más exportados fueron máquinas y aparatos para la industria lechera, las demás partes de máquinas y aparatos de la industria lechera y pulverizadores portátiles para agricultura u horticultura agrupando 73% del total exportado.

De enero a marzo de este año, las exportaciones colombianas de esta clase de maquinaria alcanzaron un valor de US$8,1 millones, presentando un crecimiento de 47,6% respecto al mismo periodo de 2017 cuando alcanzaron US$5,5 millones. Esta cifra representa 0,21% de las exportaciones no minero energéticas de Colombia al mundo. Sin embargo, ya venían en franco crecimiento pues entre enero y marzo de 2016 las exportaciones de esta clase de maquinaria alcanzaron un valor de US$4,1 millones, lo que significa que entre 2016 y 2017 se presentó un crecimiento de 33,8% (US$ 1,4 millones).

Tales indicadores pueden explicarse, según comenta Felipe Jaramillo, presidente de ProColombia, a que la oferta colombiana de maquinaria agrícola es amplia y variada.

“Existen empresas que ofrecen soluciones integrales y que están comprometidas con la sostenibilidad, desarrollando productos para fumigación, tratamiento de la tierra, trapiches, cosechadoras, motores, entre otros y para atender diversos sectores agrícolas como el lechero, cafetero, azucarero y demás”, destacó Jaramillo en diálogo con Agronegocios.

Entre algunos de los productos que se comercializan en el exterior, basados en estadísticas suministradas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (cifras a 2017) están: machetes, tijeras y hachas (US$ 21,1 millones), arados, cultivadoras y sembradoras (US$ 1,1 millones), guadañadoras, cosechadoras y trilladoras (US$ 1,2 millones), máquinas de ordeño (US$ 1,6 millones), máquinas para avicultura (US$ 9,2 millones) y tractores (US$ 2,4 millones).

LOS CONTRASTES

  • Felipe JaramilloPresidente de ProColombia

    "Desde ProColombia hemos identificado oportunidades de exportación de maquinaria a los Estados Unidos, México y Ecuador".


  • Juan Guillermo ZuluagaMinistro de Agricultura

    “Urge que el país rural se actualice e invierta en tecnología para la competitividad, por eso estamos impulsando la modernización”.

En el desglose de resultados del primer trimestre de 2018, los principales destinos de la maquinaria colombiana fueron: México (US$2,265,925.61), Francia (US$1,493,802.00) y los Estados Unidos (US$883,497.21). Los países con mayores crecimientos nominales fueron Francia (con US$1,5 millones), seguido por México (US$1,3 millones), Argentina (US$ 862.000) y Chile (US$186.863).

Por otro lado, con base a las estadísticas del Ministerio de Comercio, en el primer trimestre del año, las importaciones de maquinaria agrícola alcanzaron los US$ 30,5 millones, dentro de lo que se incluyen herramientas, maquinaria en general para la agricultura y material de transporte y tracción.

Este volumen de importación se ha facilitado a través de la regulación. Según destaca Mincomercio, con el propósito de facilitar la importación de maquinaria para el sector agrícola, aunque también la maquinaria industrial, y materias primas, la cartera hoy dirigida por María Lorena Gutiérrez hizo permanente el arancel cero para las importaciones de cerca de 3.650 bienes de capital y materias primas que no se producen en el país. “Esta medida generará ahorros anuales para los empresarios. Esto impulsa la competitividad y la productividad”, reseña la entidad.

En el caso del subsector de maquinaria agrícola la medida cobijó entre otros, a los siguientes implementos: arados, gradas, rastras, sembradoras, plantadoras y trasplantadoras, guadañadoras y máquinas para industria de leche, café y avicultura, los cuales tenían un arancel, en promedio, del 10%.

Esta actividad va en aumento acorde al buen rendimiento del sector agro en general.