Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Siete nuevas variedades de genotipos de los tipos tabasco, cayenne y habanero se obtuvieron después de medir las variables de rendimiento y capsaicina, oleorresina que se encarga del picor. Esto, como uno de los proyectos en el que intervinieron profesores y estudiantes de la Universidad Nacional en la Sede Palmira, liderado por el profesor Mario Augusto García Dávila, en el “Seminario de nuevos cultivares de hortalizas para Colombia”.

En el grupo, conformado por profesores y estudiantes de pregrado y posgrado de la Uanl Sede Palmira, se encuentra la ingeniera agrónoma Neyi Fernanda Zúñiga Daza, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias, línea de investigación Fitomejoramiento, quien compartió los resultados de las líneas sembradas con diferentes tipos de ají.

En Colombia la Región Caribe produce el 60 % de Capsicum spp. (ají), y Magdalena es el departamento con mayor área sembrada, con el 44,01 % del total nacional, con un rendimiento del 5,58.

Sin embargo, en el Valle del Cauca el rendimiento de este cultivo es mucho mayor que en los demás departamentos, pues representa el 9,05 % del área nacional sembrada, con un rendimiento del 25,27 %.

“Por eso las investigaciones se concentran en esta región, ya que tiene las condiciones climáticas para obtener un gran potencial en cada una de estas especies”, explica la ingeniera Zúñiga.

Este fruto, con alto contenido de vitaminas A y C, propiedades tanto medicinales –por sus antioxidantes– como anticancerígenas y contra dolores musculares, también tiene gran potencial agroindustrial para pastas y salsas.

Según la Agencia de Noticias de la Unal, por dichas razones, la Sede Palmira, en unión con la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia), diseñó este proyecto para seleccionar líneas cultivadas con ají picante y liberarlas como nuevos cultivares en la agroindustria del país.

De esta manera se seleccionaron las líneas con mayor rendimiento y contenido de capsaicina de 23 líneas de ají que la UNAL ya había seleccionado durante varios años, las cuales tenían resistencia a enfermedades como Phytophthora capsici y Fusarium oxysporum.

Para este propósito se evaluaron las 23 líneas (genotipos) y tres testigos comerciales (tipos cayenne, tabasco y jalapeño) en el Centro Experimental de la UNAL Sede Palmira (CEUNP) en Candelaria (Valle) y el centro de investigación de Agrosavia (Palmira, Valle).

En cuanto a contenido de capsaicina, se identificaron tres líneas (9, 25 y 16) por encima del testigo comercial tipo cayenne; dos líneas (4 y 23) por encima del tabasco y dos (4_1 y 11_1) con valores muy similares. En habanero, aunque no había un testigo comercial, a partir de estudios de años anteriores se determinó que las líneas 14, 10 y 5 son similares a dichos reportes.

Al cruzar estos resultados con los de rendimiento, se eligieron siete genotipos como nuevos cultivares: 3 de tabasco, 2 de habanero y 2 de cayenne.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.