Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia cuenta con 11,3 millones de hectáreas con potencial agrícola, de los cuales sólo es aprovechado 35%, según cifras de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra), siendo una de las principales causas del desaprovechamiento del suelo la falta de acceso a herramientas tecnológicas.

Es por ello que, la Universidad de La Salle abre al público el primer laboratorio de suelos y foliares (fertilizantes) del Casanare, iniciativa hace parte del Parque Agrotecnológico Investigativo, Educativo y Social del campus Utopía, en la capital de Casanare.

“Se trata de una iniciativa alineada con el compromiso de la universidad con el desarrollo rural y su apuesta por nuestros campesinos, por esa ‘Colombia olvidada’ a la que venimos respondiendo con educación superior de calidad”, señaló el rector de La Salle, Alberto Prada Sanmiguel.

Gracias a este laboratorio que estará ubicado en el campus de Utopía de la Universidad de La Salle, en Yopal, en sólo 10 días hábiles se pueden lograr resultados confiables sobre el análisis del suelo a cosechar, lo que evita pérdidas de tiempo y dinero por cuenta de una pobre fertilización y previene niveles tóxicos para las plantas.

En palabras de Néstor Mosos, decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, “con este laboratorio los agricultores de la región llanera y todo el país, tendrán un apoyo técnico desde la Universidad de La Salle para los análisis de suelos y foliares (fertilizantes) encaminados a que se haga el mejor uso de los productos que se requieran aplicar al suelo, con el fin de estabilizarlo y prepararlo para la una cosecha productiva”.

Por su parte, el ingeniero Miguel Cruz, líder del Laboratorio de suelos y foliares de la Universidad de La Salle en Yopal, manifestó que, “el uso eficiente de los fertilizantes es clave para generar ahorro al bolsillo del agricultor que siempre necesita optimizar recursos, además fertilizar requiere respetar las relaciones químicas naturales del ecosistema del suelo, porque aunque la gente lo desconozca, de esto depende la calidad del suelo a lo largo del tiempo”.

De igual manera, Cruz indicó que cuando se fertiliza un suelo ‘al tanteo’, como tradicionalmente se viene trabajando en varios cultivos, trae como consecuencia una pobre fertilización y destacó que incluso existe el riesgo de alcanzar niveles tóxicos para la planta y, lo peor, se da espacio al crecimiento de malezas que atraen plagas y enfermedades.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.