Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sin embargo, los productores, sin importar su tamaño, también pueden asumir compromisos que le aporten a este fin desde lo local. El reto es apostarle a una transformación de los métodos productivos y a un cambio en la mentalidad de quienes invierten en el campo.

“Existen esfuerzos claros por incluir a los pequeños productores, hay un genuino interés de las administraciones públicas por impulsar la agricultura familiar, por crear instrumentos de apoyo para insertar esos modelos con potencial en los mercados”, argumentó el representante de la FAO en Colombia, Rafael Zavala.

Superar la idea de economía de bienes primarios básicos, por rentable que resulte, es indispensable para llegar a nuevos mercados, obtener mejores ingresos por cuenta del valor agregado y lograr independencia frente al comportamiento de los commodities en el escenario internacional. El llamado también es a pensar a nivel macro, mecanizar los esfuerzos y alcanzar la agroindustria que impulsó a países como Chile y Brasil.

El ingeniero agrónomo Polan Lacki, exfuncionario de la FAO y quien es una de las personas que más sabe del sector rural en el mundo, explicó que los éxitos en estos casos se debieron no a las intervenciones del Gobierno sino a las iniciativas y el empeño de los productores.

Su recomendación apunta a que para enfrentar la competencia internacional de países que lideran el mercado, la única salida es hacerse más competitivo, vender valor agregado y montar esquemas de comercialización que reduzcan la intermediación.

En estos procesos, según Zavala la asociatividad es clave, “hacia allá nos debemos dirigir porque no es una cuestión de exclusividad, sino de encontrar la llave de la inclusión para superar la desigualdad”.

Lo cierto es que analistas en todo el mundo coinciden en que Colombia es uno de los tres países de la región con mayor potencial de transformarse en una gran fábrica de riquezas para superar el problema de la pobreza y el subdesarrollo, el cual, en palabras de Lacki, no está en la falta de tierras, ni de políticas, ni de créditos y mucho menos en la globalización de los mercados, sino en la carencia de pragmatismo por buscar soluciones factibles dentro de las adversidades”.

Para inspirarlo en esa tarea se diseñó esta revista coleccionable donde encontrará más de 25 consejos que le servirán de guía para hacer de su actividad un verdadero negocio en el campo. Cada artículo incluye una justificación de la importancia de prepararse en la materia abordada y le presenta una perspectiva de las opciones más viables para hacerlo.

Nuestro objetivo es que al final su empresa agropecuaria viva en carne propia aquella premisa que indica que el mundo está hambriento por acceder a cualquier cosa que produzca América Latina y que su esfuerzo engradezca el nombre de nuestro país.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.