Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los primeros signos de la manera en que una enfermedad mortal para los cerdos que se propaga por China afectará los intercambios mundiales de productos agrícolas finalmente están apareciendo.

Eso según Archer-Daniels-Midland Co., uno de los mayores operadores de cultivos del mundo. Compradores chinos han enviado al menos siete delegaciones para inspeccionar las instalaciones de carne en Brasil y también están aprobando las exportaciones de aves de corral de Rusia y de carne de cerdo de Argentina, dijo el director ejecutivo de ADM, Juan Luciano, en una llamada con analistas el jueves después de informar las ganancias del segundo trimestre.

El impacto de la peste porcina africana, que mata a la mayoría de los cerdos infectados en 10 días, ha sido atenuado hasta ahora por una alta tasa de sacrificio en China y los inventarios de carne congelada del país. Pero con la propagación rápida del virus, ADM ahora espera una disminución en la piara de alrededor de 35%, en comparación con 20% a 30% anteriormente.

"China tiene un inventario de carne congelada porque todos los que tienen un cerdo vivo y saludable básicamente lo han enviado al matadero", dijo Luciano. "Entonces, hasta cierto punto, ha habido una moderación del impacto que esperamos ver en el segundo semestre cuando se acabe el inventario de carne congelada".

Los beneficios de la peste porcina africana se sentirán primero en Europa y América del Sur, y los aumentos de la demanda probablemente se producirán en EE.UU. durante la última parte del tercer trimestre o a principios del cuarto, dijo Luciano. La compañía espera el impacto total en 2020.

La perspectiva de ADM contrasta con la de su rival Bunge Ltd., que dijo el miércoles que tomaría al menos otro año o quizás hasta 2021 para que cualquier efecto tardío de la peste porcina africana beneficie sus operaciones de procesamiento de soja. Su director ejecutivo, Greg Heckman, destacó que tomaría tiempo aumentar la producción de proteínas debido a factores que incluyen el ciclo de vida de los animales y las inversiones necesarias para aumentar la capacidad de procesamiento.

Ambas compañías trituran soja, un ingrediente clave en la alimentación animal.

China necesitará cubrir una brecha de proteínas de 10 millones de toneladas, y esa estimación puede estar "en el lado conservador", dijo Luciano. La enfermedad también se está extendiendo a otros países, incluidos Vietnam, Laos y Camboya, y los carniceros ya están mejorando las instalaciones de producción para prepararse para la demanda futura, dijo.

"Este será un gran evento de varios años para nuestra industria", dijo Luciano. "Continuamos creyendo que respaldará una demanda incremental para la industria global del triturado fuera de China".

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.