Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El proceso de producción de fríjol voluble debe contar con un desarrollo adecuado desde la siembra para obtener una mejor calidad del grano. Lo recomendable es iniciar la cosecha cuando el fríjol ya alcanzó su madurez fisiológica. Es en ese momento que alcanza la totalidad de nutrientes, además, su embrión ya se ha desarrollado por completo. Para la etapa de secado y desgrane existen métodos que potencian y optimizan el producto final.

Hay que resaltar que debido a sus largos periodos de floración, en el fríjol voluble no se presenta una maduración uniforme y por esa razón la cosecha se realiza en varias etapas. Es recomendable iniciar la cosecha cuando el grano ya haya alcanzado su madurez fisiológica.

Las variedades de fríjol se cosechan en diferentes etapas de maduración según los requerimientos del mercado. "La cosecha en verde se realiza cuando las semillas ya han alcanzado su máximo tamaño, pero todavía son tiernas. Para el caso del fríjol seco es conveniente dejar secar las vainas en la misma planta, esto permite un secado natural del grano con pérdida gradual y uniforme de humedad", comentó Paula Aguilar, investigadora en Agrosavia.

Asegurar el secado es fundamental en este cultivo, dado que en el momento de la cosecha se presenta una humedad relativa superior a 30%, se recomienda programar las épocas de siembra en aquellas regiones donde se conoce el ciclo de lluvias, de modo que coincida con las temporadas secas.

En la poscosecha se debe realizar un proceso específico del grano. "Se deben disminuir sus contenidos de agua hasta 15% o menos para evitar pérdidas por deterioro", dijo la experta. Para esto existen alternativas de métodos como las marquesinas elaboradas con cubiertas de plástico.

Este sistema permite mejor aprovechamiento de la temperatura y favorece una mejor circulación de las corrientes de viento. Otro método que se puede implementar es el secado de motor, de utilidad para grandes cantidades de fríjol.

En el desgrane se deben separar cuidadosamente los granos de las vainas. Se puede realizar con un sistema de trilladoras, pueden ser portátiles o estacionarias. También se utiliza el método de garroteo y método manual. "La ventaja de este último es que evita daños sobre el grano, es más común para el desgrane de fríjol destinado a semillas", dijo Aguilar.

El proceso siguiente es la limpieza, consiste en separar todas las impurezas de la cosecha. La selección se realiza de manera manual, se deben separar aquellos que no son uniformes del total de la producción. El empaque se realiza en sacos o costales de fique de 50 kilogramos de capacidad, estos absorben la humedad.

En el almacenamiento el objetivo es minimizar el deterioro de los granos. Es ideal almacenarlo en espacios con 14% de humedad o menos y que tengan una temperatura menor a los 20 grados centígrados.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.