Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Durante el proceso del café, menos de 5% de la biomasa, se utiliza en la preparación de la bebida convirtiendo sus hojas, ramas, tallos, cascarrillas, pulpas, borra y granos defectuosos en residuos lignocelulósicos, según manifestó Angélica María Vargas, magíster en Ingeniería Química de la Universidad Nacional (UN).

La investigadora agregó que los residuos del café contaminan los suelos, fuentes hídricas y atmósferas de sus regiones productoras. Esto sucede desde su cultivo hasta el uso del producto final.

Con este panorama, Vargas evidenció durante su estudio que los pellets, material vegetal derivado del 'cuncho' del café, catalogado como biomasa sólida son una de las mejores alternativas dado que algunas de las tradicionales biomasas, entre estas, el cuesco de palma, bagazo de caña, por su bajo poder calorífico tienen deficiencias energéticas.

En su investigación los mejores pellets fueron lo elaborados con aceite de palma como contenido aglomerante y con humedad de 4% y 2%, su poder calorífico reportado fue de 23,54 MJ/kg y dureza de 3,13 kg, resistencia a la compresión de estos.

De las tiendas de Juan Valdez, Starbucks y Oma se evaluó el borra provenientes de estas. En este proceso se seleccionó la biomasa más adecuada para ser usada como combustible, en este también se tuvo en cuenta el efecto de la humedad y uso de aglomerantes como glicerina, biodiésel y aceite crudo de palma.

En la generación de electricidad, estos se queman en centrales a base de carbón reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero. Los pellets también se utilizan en hornos y calderas pequeñas.

En la investigación se obtuvieron 27 ensayos finales sobre las combinaciones más relevantes de humedad-aglomerante. Según estándares internacionales para biocombustibles sólidos, los pellets fueron caracterizados física, química y mecánicamente. Los parámetros analizados fueron materia volátil, contenido de cenizas, humedad, presión de peletización, poder calorífico y dureza.

Para la magíster, los parámetros ya mencionados se estudian con el objetivo de obtener un producto competitivo comercialmente, que se pueda usar como combustible sólido en chimeneas, hornos y calderas.

En su investigación también encontró que este material se utiliza en países como Inglatera para realizar productos de gran interés energético. Asimismo, estos se pueden usar para generar energía doméstica e industrial, como ejemplo de esto fue su demanda en Europa, cercano de 75% del mundo en 2016, para la calefacción durante invierno en Italia, Alemania, Suecia y Francia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.