La Asociación de Fruticultores de Turmequé (Asofrutur) busca que los productores de esta región tengan mayor asistencia técnica en sus cultivos para incrementar la productividad. Agronegocios habló con Edgar Hernán Robayo, representante legal de la organización, sobre las recomendaciones para mantener al día las plantaciones de curuba y la rentabilidad que ofrece el negocio. 

¿Cuánto dura el ciclo productivo de la curuba?

Son siete años el ciclo de vida. Cuando estos se cumplen, se debe renovar el cultivo, aunque todavía produce, disminuye un poco y la calidad va a ser menor.  

¿Cómo se debe empezar este cultivo?

La recomendación técnica es que se haga un análisis de suelo, y que se tenga en cuenta el pH. Si este es muy ácido hay que encalar. Después de esto se extrae la semilla de un fruto maduro, se manda a plantular y, ya en el momento de la siembra, se hace una mezcla con abonos orgánicos, y se introduce la plántula. 

La planta viene en junco, ¿cómo adaptarla al terreno?

Luego de dos o tres meses de sembrada se empieza a instalar el sistema para empezar a colgarla, como estímulo para el crecimiento. Eso lleva unas medidas que entre zurcos van de 1,70 a 1,50 metros (como mínimo) y entre plantas hileras de hasta siete metros, de acuerdo a la fertilidad del terreno. 

¿En cuánto tiempo se comienza a tener producción?

Si se hace con las indicaciones técnicas se demora en producir entre 10 y 12 meses, es decir, en tener las primeras floraciones. A partir del primer año,  comienzan los primeros pinos y ya en la segunda cosecha aumenta la producción y ahí se estabiliza, dependiendo del cuidado que se le de. 

En sus fincas, ¿cuánto producen semanal?

La cosecha se da cada ocho días y en invierno cada 15 . Semanalmente, en los minifundios estamos produciendo entre 15 y 20 canastillas.

¿Cuánto les pagan por kilo cosechado en las plazas?

El precio fluctúa entre $500 y $1.500 por kilo, y la mayoría de productores venden en finca.