Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia comparte con países como Vietnam y Nueva Zelanda el ranking de los 10 países de mayor producción y exportación de gulupa en el mundo. Nuestro país tiene una participación de 2,9% del mercado global y ventas por más de US$$74,9 millones. De esas exportaciones, 87,6% se concentra en los Países Bajos y Bélgica; y el resto, es decir, 12,4% va para otros países de la Unión Europea.

Hace seis años, en 2014, el país exportaba a 11 mercados, cifra que se mantuvo hasta 2018 (con exportaciones por montos iguales o superiores a los US$$10.000). Pero en 2019 el panorama cambia para mejor y además de que se exporta por primera vez a Qatar, se retoman los mercados de Panamá e Irlanda. Ese mismo año, las exportaciones también registraron un crecimiento de US$710.177, lo que representó un alza de 2,2%, de acuerdo con Procolombia.

“Esta fruta es uno de los productos con mayor potencial exportador debido a que es muy apetecida por el consumidor europeo, por el Grado Brix que concentra y por el tamaño que permite consumirlo rápidamente. Asimismo, por su color y aroma”, aseguró Álvaro Palacio, presidente de la Asociación Hortifrutícola de Colombia (Asohofrucol).

LOS CONTRASTES

  • Álvaro PalacioPresidente de Asohofrucol

    “La asistencia técnica a los productores ha intensificado el manejo protegido del cultivo y ha permitido aumentar los rendimientos”.

  • Jairo ValenciaAgricultor de exportación en Antioquia

    “Para la exportación de gulupa es importante el tema de los agroquímicos, hay que cambiar el chip y transformar la agricultura tradicional”.

El Grado Brix es la medida para calcular la cantidad de azúcares que tienen los zumos de frutas, bebidas suaves y vinos.

Paradójicamente, en el país esta fruta es de poca circulación y consumo, aunque con una muy alta demanda en producción. En la actualidad, se cultiva comercialmente en 12 departamentos, con cerca de 2.144 hectáreas sembradas en total.

Antioquia lidera la producción con una participación de 72%, seguido por Cundinamarca, con 9%; Tolima, 8%; Boyacá, 3%; y Cauca, con 2%. La tecnificación y asociatividad son los factores más representativos para mantener al productor paisa en el primer lugar a nivel nacional, explicaron los consultados.

Una fruta exótica
La gulupa (passiflora edulis f. edulis) es una fruta originaria del sur de Brasil, Paraguay y el norte de Argentina, perteneciente a la familia Passiflorácea, que comprende 15 géneros y cerca de 700 especies. El género passiflora es el de mayor importancia económica, con cerca de 573 especies, en su mayoría de origen americano y Colombia cuenta con 170, siendo el país con mayor diversidad de passifloras.

La gulupa que también es conocida como “curuba redonda”, “chulupa”, “maracuyá morado” y “cocorilla”, en la actualidad, se cultiva en cuatro continentes: África, América, Asia y Oceanía. En Colombia, ocupa el cuarto puesto dentro de los principales productos agrícolas de exportación, con una participación del 3%, de acuerdo con el Dane.

El comportamiento de la producción es continuo durante todo el año, con dos épocas de cosecha marcadas para la exportación. La primera va desde la segunda semana de febrero hasta la primera semana de julio; y la segunda, desde la última semana de agosto hasta finales de diciembre. La gulupa comienza a producir los primeros frutos entre los siete y ocho meses después de la siembra y se debe cosechar antes de que la fruta caiga al suelo.

Para el cultivo de gulupa, existen varias alternativas según la región y el manejo, pero la recomendación de siembra más frecuente es de 2,5 metros entre surcos por 5 metros entre plantas. Es trepadora, o bejuco, y por ello necesita de un soporte externo para su sostenimiento y normal desarrollo.

Son importantes también, las buenas prácticas en los cultivos, entre ellas, se encuentran la poda permanente, que consiste en hacer cortes de ramas para el buen crecimiento y alta producción; además, así se facilita el manejo de problemas fitosanitarios que pueda presentar el cultivo.

El cultivo de gulupa se desarrolla adecuadamente en altitudes entre los 1.800 a 2.400 metros sobre el nivel del mar, con temperaturas entre los 15 a 20 grados centígrados, teniendo especial cuidado en las épocas frías, ya que pueden afectar el desarrollo vegetativo y la productividad del cultivo.

Existen varios tipos de poda en estos cultivos:
1. De formación
Consiste en la eliminación de la yema apical cuando la planta alcance el alambre superior, con el fin de estimular el brote de yemas laterales y la generación de nuevas flores.

2. De producción
Eliminación de las ramas improductivas que no generan botones florales, removiendo ramas débiles y secas.

3. De renovación
Se poda la rama primaria a una longitud de 70 centímetros del tallo principal, dejando yemas para estimular el rebrote de estas.

4. Fitosanitaria
Eliminación de las ramas u hojas afectadas por ataques de enfermedades, plagas o aquellas que han sufrido daño mecánico para prevenir el ingreso de plagas o enfermedades.

“Esta fruta es un cultivo exigente, pero bastante rentable”
Para Cristian Loaiza Correa, productor de gulupa, líder de los guluperos en Sonsón y especialista en temas del campo en la empresa Ocati, es fundamental que los productores de la fruta tengan la disposición para aprender sobre las nuevas prácticas en el cultivo, pues la gulupa compite en un mercado muy exigente y con altos estándares de calidad. En ese sentido, Loaiza destacó que el cultivo de gulupa es para personas juiciosas y abiertas a educarse para ser mejores y más productivos.

¿De cuánto es la inversión mínima para iniciar un cultivo de gulupa?
La inversión es de $40.000 por planta. Ese costo incluye el establecimiento del cultivo, la instalación de plástico, el emparrillado, la mano de obra, la fertilización desde cero y hasta la primera producción, que es entre 9 y 12 meses.

¿En cuánto tiempo se recupera la inversión del primer cultivo?
Se recupera en las dos primeras cosechas, 70% en la primera y el resto en la segunda, depende mucho del cuidado y de la mano de obra que se tenga con el cultivo.

¿Qué se debe tener en cuenta antes de empezar a cultivar la fruta?
Lo primero es asegurar el mercado, es decir, tener una firma exportadora que lo respalde, lo capacite y le garantice la compra de la fruta. Después de eso, un predio, ojalá de potrero que no haya sido cultivado y, además, una buena infraestructura y cuidado.

¿Cuál es la clave para tener un cultivo exitoso?
Por ser una fruta tan exigente en su producción y recolección, uno de los requisitos principales es estar abierto a las capacitaciones y nuevas prácticas de cultivo. Se cree que en la agricultura el éxito depende de la suerte, pero yo he comprobado desde mi profesión y en mis cultivos que la preparación adecuada y la prevención reducen considerablemente las pérdidas.

Por ser una fruta de exportación, ¿podría decirse que los cuidados de la producción son más exigentes?
Claro que sí. De hecho, antes de iniciar los cultivos, se les da una capacitación a los agricultores y con eso les ayudamos a certificar sus fincas. El mercado de Europa es muy exigente en cuanto al tema de los agroquímicos y todos los días están sacando y cambiando productos, entonces hay que regirse por ellos. El cultivo de gulupa es para personas muy juiciosas y abiertas a educarse para ser mejores y más productivos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.