Agro

Conozca la manera de enfrentar los problemas de estrés hídrico en las plantaciones

Se puede enfrentar a través de la utilización de genotipos que se adapten a condiciones de estrés hídrico, mejorando la productividad.
Por:
Valentina Sánchez Forero
27 de julio de 2023
Cultivo de maíz creciendo bajo estrés hídrico
Cultivo de maíz creciendo bajo estrés hídrico

El exceso de agua por problemas de inundación o la falta de ella por déficit hídrico, pueden generar estrés en las plantaciones, afección que suscita ciertos efectos fisiológicos internos en las plantas, provocando una baja en la tasa de producción.

El estrés hídrico genera el cierre de las estomas de las plantas, lo que impide la movilización de agua y nutrientes desde la raíz hasta las hojas, desencadenando, en la mayoría de los casos, un debilitamiento en la producción de fruta, e incluso la muerte.

Para Rommel León Pacheco, investigador del Centro de Investigación Caribia de Agrosavia, esta afección se puede combatir a través del mejoramiento genético.

Tener genotipos que logren cumplir su etapa de desarrollo muy rápidamente y escapen al estrés hídrico, ayudará sustancialmente a suscitar sus efectos”, destacó León.

También se puede enfrentar a través de la utilización de genotipos que se adapten a condiciones de estrés hídrico, lo que genera un proceso fisiológico en el que la productividad se mantiene igual de alta, se riegue o no.

Como tercera opción, es clave el uso eficiente del agua a través de riegos presurizados o por goteo, riegos eficientes que no exijan hacer aplicaciones tan grandes de agua.

“Una recomendación para los agricultores es seleccionar una buena variedad que se adapte a estas condiciones de estrés hídrico y, en la medida de lo posible, estudiar la posibilidad de que tengan acceso al agua, pero que utilicen sistemas de riego mucho más eficientes”, precisó el investigador.

Los sistemas de riego por gravedad son aquellos en los que la eficiencia está entre 50% y 60%. Es clave intentar pensar en alternativas más eficientes, como por ejemplo el de goteo, que es de 90% a 95% eficiente.

Cabe destacar que todas las especies tienen necesidades hídricas diferentes. Por ejemplo, la yuca es sembrada por los productores en entradas de lluvia, con esos 300 milímetros que caigan en los primeros tres meses, el cultivo funciona bastante bien.

El mango en la costa es muy tolerante al estrés hídrico. Se ve enfrente de las casas una plantilla que normalmente no la riegan y produce fruta sin problema. Es más, hasta necesita un periodo de estrés hídrico para inducir floración, para incitar la producción de la fruta”, afirmó León.

Cabe recordar que, hortalizas como la lechuga, necesitan de riego constante en el primer periodo para evitar su pérdida. El banano y el plátano también requieren mucha agua para una buena producción. Por ello, es importante entender que el estrés hídrico se presenta de manera versátil en diferentes especies.

Beneficios LR Más

CONOZCA LOS BENEFICIOS EXCLUSIVOS PARA PARA NUESTROS SUSCRIPTORES
SUSCRIBIRSE

MÁS CONTENIDO DE Agricultura