Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La enfermedad de Newcastle se prescribió por primera vez en 1926. Y aunque de eso hace ya 90 años esta infección, altamente contagiosa que configura uno de los dolores de cabeza de los avicultores, lejos de desaparecer sigue arraigada en por lo menos 50% de los países productores, entre ellos Colombia.

En América hace  presencia desde México hasta Bolivia, es decir, es endémica como también lo es en la región de Rusia y Asia. Pero en la mayoría de los países europeos ha podido eliminarse. En Colombia la enfermedad está controlada pero el deseo de los avicultores de verse libre de ella está aún lejos. En el país lleva más de 60 años.

“Está que cumple la edad de pensión y no ha sido posible erradicarla, básicamente, porque al ICA le falta más esfuerzo en la parte de sanidad aviar.  Se ha dedicado a atender las enfermedades de las vacas y no la de los pollos y hoy el sector avícola es más importante que el de la producción de carne de res”, dijo el presidente Ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), Andrés Valencia.

Aunque los casos registrados vienen disminuyendo - este año se han presentado entre 30 y 40 brotes, básicamente en aves de traspatio o de combate- la presencia de la enfermedad no deja de ser incómoda.

“Una parte de la solución del problema está en que la eliminación de Newcastle se convierta en una política de estado, como lo fue en su momento la erradicación de la fiebre aftosa. Eso se logra con plata y hoy el ICA no la tiene. La vigilancia activa y pasiva la están haciendo los propios avicultores, a través del Fondo Nacional Avícola”, indicó Valencia .

El directivo gremial incluso señala que existe la Ley 1255 de 2008 que obliga el estado colombiano a tener una partida presupuestal para erradicar la enfermedad.

El gerente del ICA, Luis Humberto Martínez, señaló que entre 2014 -2015, la entidad hizo una apropiación de $1.200 millones para atender los programas de Newcastle e influenza aviar. Pero reconoce que para la vigencia 2015-2016 el presupuesto bajó a $950 millones, debido al recorte que realizó la entidad para este año.

“Eso por su puesto nos limitó mucho. Sin embargo, conservamos estos recursos para no descuidar lo que se ha venido avanzando en la atención del programa”, agregó el directivo.

Martínez señaló que para 2017 buscan, por lo menos, mantener las inversiones realizada en los dos últimos años.

Pero ¿cómo puede la avicultura nacional quedar libre de la enfermedad sin muchos recursos? Fenavi ha sido contundente en señalar  que se necesita más apoyo económico y humano,  por lo que el propósito de  eliminar el mal en el mediano plazo no está cerca si se tiene en cuenta que el presupuesto disponible es bajo.

Sin embargo, con el ICA el gremio realiza desde hace dos años un método de zonificación para avanzar en la erradicación, cuyo plan piloto empezará a ejecutarse en el primer semestre de 2017.

“Es la misma estrategia que se utilizó con la fiebre aftosa y peste porcina clásica. Tiene varios componentes como la vigilancia epidemiológica activa, pasiva y en la cual se han invertido los recursos disponibles de los últimos años para atención del cuadro neurológico respiratorio aviar que es compatible con influenza y Newcastle”, dijo el líder aviar del ICA, Jorge Sosa. Otro componente es el control a la movilización de aves y, según Sosa, se contrataron desarrolladores para que trabajen en el sistema del control de  movilización de otras especies.

La zona escogida por el ICA y Fenavi para trabajar es Antioquia, Chocó, Eje Cafetero, Valle del Cauca y norte del Cauca. Esta sería la primera región libre de la enfermedad.

“Estamos en proceso de gestionar más recursos para fortalecer el programa, pero es la zonificación la que se escogió para avanzar en la erradicación”, agregó el directivo.

¿En cuánto tiempo se logrará este objetivo? No se sabe a ciencia cierta, pero lo que indican los avicultores es que la meta no está cercana y piden al Gobierno disponer de más recursos para atender esta necesidad. 

Los focos vienen en descenso

El reporte del ICA señala que los casos de Newcastle han disminuido en el país. El líder aviar de la entidad, Jorge Sosa, dijo que en 2014, cuando hubo emergencia sanitaria, se reportaron cerca de  90 focos positivos. En 2015 fueron 80 casos y en lo corrido de 2016 van 35 focos. Esto le permite al ICA decir que el control ha sido efectivo.

Las opiniones

Andrés Valencia
Presidente Ejecutivo de Fenavi
“Al ICA le falta más esfuerzo en la parte de sanidad aviar.  Se ha dedicado a atender las enfermedades de las vacas y no la de los pollos”

Luis Humberto Martínez
Gerente del ICA
“La disminución del presupuesto 2015-2016 nos limitó. Sin embargo conservamos estos recursos para no descuidar lo avanzado”

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.