Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Menores costos de producción y reducción en el consumo de agua son solo dos de los beneficios que se han conseguido con la implementación de la estrategia ‘Adopción Masiva de Tecnología’ (Amtec), impulsada por la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz).

De acuerdo con lo explicado por la ingeniera agrónoma Myriam Patricia Guzmán, subgerente técnica del gremio, esta iniciativa busca “transmitir en forma integral a los diversos actores del proceso productivo las tecnologías existentes para mejorar la rentabilidad y competitividad del sector arrocero con el menor impacto ambiental”.

El programa incluye tecnificación en la preparación y adecuación de suelos, a través de diversas fases, entre ellas, diagnóstico, calibración, rastra, cincel, nivelación láser y caballoneo (distribución eficiente del agua).

En la etapa inicial del proyecto, que arrancó en 2012, se tomaron como zonas piloto el norte del Tolima y la provincia de Pompeya, en el departamento del Meta. En ellas se sembraron cultivos arroceros utilizando los aspectos técnicos relacionados con el programa.

De esa manera, se encontró una diferencia por hectárea entre los lotes ‘Amtec’ y los tradicionales de US$508 y US$386, para el norte del Tolima y Pompeya, respectivamente.

Con respecto a los rendimientos, en la primera zona hubo una producción de 8,8 toneladas por hectárea, enfrentada a las 7,4 toneladas por siembra tradicional. Entre tanto, 5,7 toneladas por hectárea se recogieron en Pompeya, 1,4 toneladas más que con el método habitual.

En cuanto al riego y drenaje, gracias al proyecto se realiza una correcta ubicación y construcción de las bocanas que suministran agua.

En este sentido, otro de los resultados puntuales ha sido la reducción de alrededor de 42% en el consumo del líquido y el número de jornales usados para riego. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (conocida como la FAO) asegura que los cultivos de paddy son los que más agua necesitan para la germinación del grano. 

A partir de las tecnologías denominadas Landplane y Taipa se ha contribuido a la disminución del consumo de los valores volumétricos del líquido, una muy buena alternativa teniendo en cuenta además la época del fenómeno de El Niño.

Es así como durante el ciclo del cultivo son utilizados alrededor de 9.000 metros cúbicos de agua por hectárea con ‘Amtec’. En contraste, con los métodos tradicionales se necesitan más de 15.000 metros cúbicos de agua por hectárea.

La iniciativa de Fedearroz también incluye programas específicos de capacitaciones, a través de la metodología de transferencia masiva de conocimientos entre agricultores, asistentes técnicos, investigadores y personal operativo.

“Se desea que los arroceros sean productores competitivos, con responsabilidad social y ambiental, con principios de planificación, y con capacidad para transferir los avances tecnológicos obtenidos, para que sean motores de cambio en sus regiones”, apunta Guzmán.

Los efectos positivos y la implementación de ‘Amtec’ han continuado potenciándose a través de los años. En 2013, por ejemplo, el programa fue ejecutado en un área de 968 hectáreas, de 114 lotes, y en unas 2.000 hectáreas adicionales fueron aplicados uno o varios fundamentos técnicos del programa. Entre tanto, en 2014 se constituyeron 521 lotes con la tecnología, en un área de 5.995 hectáreas.

El reto de la Federación es continuar trabajando en el proceso de masificación del programa, para alcanzar una mayor competitividad en el sector.

Por qué nació la estrategia de fedearroz

Con el fin de preservar el cultivo del arroz, como fuente de desarrollo económico en cerca de 215 municipios en el país, debido a los cambios climáticos que han bajado el rendimiento de los suelos arroceros en Colombia se hizo necesario hacer cambios en el modelo de producción. Esto incluye aspectos como planificación, uso de tecnología y nuevas prácticas para lograr una mejor rentabilidad. Fueron estas algunas razones que llevaron a la Federación Nacional de Arroceros de Colombia, a diseñar esta estrategia con el objetivo de modernizar y articular los procesos productivos a la tecnología. “El objetivo del proyecto es transferir en forma conjunta la tecnología de manejo del cultivo disponible para incrementar la productividad y disminuir los costos den producción, en un período máximo de 6 años, con el menor impacto al medio ambiente”, dijo Myriam Guzmán.

Las opiniones

“Los resultados de ‘amtec’ demuestran que haciendo un manejo agronómico adecuado podemos ser competitivos con el arroz importado”.
Myriam patricia Guzmán
Subgerente técnica de Fedearroz

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.