Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Investigadores de la Universidad Nacional se encuentran desarrollando un nuevo método que revolucionaría las practicas tradicionales de producción de cannabis en beneficio de la industria.

Se trata de un proyecto de extracción de los compuestos del cannabis que permitiría no solo obtener un producto más puro, sino que además ahorraría recursos como solventes químicos para el proceso y energía, en comparación con otras formas tradicionales, según explicaron los ponentes.

A diferencia de los métodos conocidos que se basa en un único proceso, la nueva propuesta, que se trabajó con residuos de cultivos de cannabis, incluye un proceso en el que tanto el sólido como el solvente se mueven en direcciones contrarias entre sí (proceso de contracorriente) haciéndolo más eficiente, y en vez de tener un solo tanque, los elementos pasan por varios cilindros, lo que permite aumentar la cantidad de compuestos extraídos, ya que han pasado por extracciones previas.

“Es como si para hacer un café colado, o un tinto, se utilizara, en vez de agua, otro café previamente colado, por lo que mediante este proceso se obtendría un tinto más concentrado que de la forma tradicional, con mayor contenido de cafeína, y en vez de botar el residuo del café (“cuncho”) se sigue usando y se pasa a otra cafetera para un segundo lavado.

“Aplicando ese proceso se obtienen cunchos finales con menos compuestos o cafeína residual”, sostiene Óscar Yecid Buitrago Suescún, uno de los coautores del proyecto, magíster en Ingeniería Industrial y profesor asociado del programa de Ingeniería Industrial de la Universidad Militar Nueva Granada.

Por su parte el ingeniero químico Miguel Augusto Santaella Serrano, doctor en Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y coautor de la investigación, refiere que el cannabis sativa cultivado en Colombia tiene entre 2 y 25 % de cannabinoides, y la idea era extraer al máximo sus compuestos valiosos para luego pasar a una etapa de refinamiento o purificación. “Este es un punto clave, pues de manera aislada se obtienen cannabinoides, terpenos, flavonoides o grasas, entre otros compuestos de la planta, para su uso agroindustrial”.

Actualmente los investigadores trabajan con una variedad de cannabis comúnmente cultivada en Colombia con la cual adelantan otro proyecto para hacer extracciones de la flor, que es donde se concentra la mayor cantidad de los cannabinoides.

“La idea es proponer alternativas que se puedan implementar para que algunas personas, empresarios, inversionistas o quienes quieran trabajar en la cadena productiva del cannabis medicinal puedan hacerlo sin ser excluidos por un músculo financiero muy grande. Queremos agregar valor, es decir, como nos pasa con el café, que dejemos simplemente de cultivarlo y agregarle valor, por ejemplo, produciendo café tostado y molido, o soluble, o descafeinado”, señala el ingeniero Santaella.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.