Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Hace un mes el Gobierno Nacional afrontaba el paro indígena y campesino en el sur occidente del país, tras haber superado un paro de estudiantes universitarios que les tomó más de dos meses. Hoy, la hora “cero” pesa en el ambiente para que este jueves se presente un nuevo cese de actividades, esta vez por parte de distintos gremios del país, entre ellos el agrario.

La última fotografía de un paro agrario de gran impacto y que está en la mente de los colombianos fue en 2013 y que a su vez estuvo acompañado de la icónica frase “El tal paro nacional agrario no existe”,  expresada por el presidente de ese momento Juan Manuel Santos. Sin embargo, tres años después las colectividades volvieron a marchar por las calles del país exigiendo garantías para el campesinado.

Esta vez, el que hará cara a esta primera jornada de paro agrario del año que vivirá el país es el ministro de Agricultura, Andrés Valencia, habló sobre la incertidumbre del impacto que podría tener este paro con restos aún de lo dejado tras la movilización de la minga indígena y la situación de los cafeteros.

Para este jueves se espera una movilización de distintas colectividades entre ellas el agrario. ¿Qué conversaciones ha sostenido con ellos? 
Hemos hablado con todos los sectores agropecuarios desde que llegamos pasando por el cafetero, arrocero, lechero, panelero y algodonero. Hemos sostenido mesas de trabajo con representantes de las dignidades agropecuarias, hemos ido a zonas del país en donde han manifestado algunas de sus preocupaciones y a todos les hemos explicado lo que pretende hacer este Gobierno, que se enfocará en inversiones para zonas rurales: no solamente en agricultura, ganadería y la porcicultura, sino también en inversión consolidada dentro del Plan Nacional de Desarrollo (PND).

 Usted afirma que se está trabajando con los gremios, ¿entonces se justifica el paro? 
No, no se justifica. Hemos venido trabajando muy cerca con todos ellos en un diálogo permanente, buscando soluciones conjuntas. También se han dispuesto recursos que no son menores y que en monto de ayudas suman $500.000 millones, destinados a varios sectores de la producción. En el PND está dispuesto que se invertirá más en zonas rurales y para esto hemos venido implementando una serie de políticas como la de “Coseche y venda a la fija”, acompañada por un plan de 360 grados que busca bajar las tasas de interés a los créditos agropecuarios, incentivar el seguro agropecuario para rescatar o salvar cultivos impactados por fenómenos climáticos de otro tipo, entre otros. Todo esto entendiendo que hay una situación difícil con los precios internacionales del café, situación que hemos acompañado con un llamado de atención a la comunidad internacional sobre lo injusto que son estos valores.

¿A qué han dado respuesta específicamente?  
Hemos respondido con recursos y con incentivos para los cafeteros, que de alguna manera les permite mejorar el flujo de caja y aliviar parcialmente la crisis. Desde nuestra llegada, se dispuso de recursos para los cafeteros y que a hoy la cuantía es de $255.000 millones. Frente a otros sectores que también se quejan de los precios, como es el caso del arrocero, hemos visto una leve mejoría pese a que continúa la preocupación y no desconocemos la situación.

Usted se mantiene firme en que se ha dado atención a las crisis del sector. ¿Por qué vuelve a marchar el sector? 
Eso habrá que preguntárselo a ellos. Pero, no se puede desconocer que estamos en un año electoral, hay varios sectores que han protestado y marchado durante todo este año. Ante esto, hay consideraciones que sin duda tienen una connotación política.

Una de las inconformidades que ha manifestado es la refinanciación de créditos. ¿Qué decir? 
Este viernes tomaremos decisiones en cuanto a cómo va ser la manera de tratar esos recursos y cuál será el alcance de las deudas. En el gremio cafetero tenemos $14.000 millones  para trabajar en deudas de moras de 60 días, hoy en día la cartera en mora de este sector puede ser del orden del 9 %. En cuanto a moras de 61 a 180 días estamos hablando de $110.000 millones, lo que representaría un 50 % de la cartera. Para hacer frente a esto, trabajamos en un paquete de crédito a través del Fondo de Solidaridad Agropecuario (Fonsa), que se activa con $14.000 millones y en donde revisaremos las situaciones caso por caso para dar un mayor alcance y destinar muy bien los recursos.

Otra acción que se viene adelantado es la refinanciación de los créditos. Normalmente los créditos en café son relativamente pequeños entre los 5 y 7 millones de pesos por operación. Es decir, son créditos que tienen un monto que puede ser refinanciable o extensibles entre seis meses o un año, en función de lo que acuerde el banco con cada uno de ellos.

Lo mismo hemos venido haciendo con el gremio arrocero desde hace seis meses con recursos del Fonsa. También aprobamos en la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario una tasa de interés más baja para ayudar a los arroceros en la recompra de la deuda por parte del sistema no financiero, básicamente el agronegocio para una pequeña porción de este sector.

¿Qué efectos podría tener la movilización de este jueves a pocas semanas de la minga indígena? 
Depende de lo que ocurra. Nosotros esperamos que no haya bloqueos de vías, en eso el Presidente Iván Duque ha sido muy claro. Esperamos que sea una protesta pacífica, sin vías de hecho, bloqueos o cierres viales, porque las Fuerzas Militares tienen instrucción de mantener despejadas las vías por orden del Gobierno.

Hace un mes usted llegó a unos acuerdos con los indígenas. ¿Aún se sienten los efectos económicos de ese paro? 
Nosotros tomamos una serie de medidas para el sur occidente colombiano, que consisten en alivios de deudas, reducciones en las tasas de interés y líneas de créditos blandas para los productores afectados, ese paquete ya se está empezando a implementar. Así mismo, los niveles de abastecimiento en Popayán, Cali y Pasto están en normalidad. Es decir, la actividad económica ya se está reactivando y lo vimos con la Semana Santa en Popayán, que se vivió con plena normalidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.