Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El arroz se prepara para la gran cosecha del año, la cual se espera que comience desde la próxima semana. Esta es la época más importante tanto para los productores como para los industriales que compran el paddy verde para su procesamiento.

Sin embargo, el momento coincide con el cierre en la vía al Llano, por eso, desde ya se habla de que transportar el cereal costará más del doble de lo del año pasado, si se tiene en cuenta que para la cosecha de 2018 el promedio de mover una tonelada estaba entre $80.000 y $90.000 y ahora pasaría hasta $190.000.

La preocupación en el sector surge porque de las más de 500.000 hectáreas que siembran del cereal, 222.687 están en los Llanos Orientales, es decir casi 45% de la producción total. Fedearroz calcula que por lo menos de las 900.000 toneladas de arroz blanco que genera la cosecha en esta zona del país, entre 300.000 y 400.000 saldrían en la primera tanda. Es decir, esta es la cantidad que se empezaría a movilizar luego de la cosecha.

Además de los costos, los tiempos de recorrido también aumentarán, pues por el cierre de la vía, el presidente de Fedearroz, Rafael Hernández, explicó que las cargas hay que sacarlas por carreteras como Aguazul - Sogamoso o la carretera de Casanare a Boyacá y de ahí al interior del país; cualquiera de estas dos opciones tendrán que sumar más de 480 kilómetros al trayecto normal. Por eso, es que “el precio del transporte sube tanto (...) claramente son temas que no se tenían previstos a comienzos de año”, agregó.

Desde el lado de Colfecar, el gremio explicó que los sobrecostos en el transporte se dan porque 84,8% de la carga que se moviliza entre Cundinamarca y Meta se hace con tractocamiones. “Se estima que en el caso de la ruta por Sogamoso, que sería la utilizada por los tractocamiones, los costos operativos vehiculares tendrían un alza de 94,2%, ya que el costo actual del transporte en la ruta es de $1,9 millones y pasaría a más de $3,7 millones”, comentó el presidente del gremio, Juan Carlos Rodríguez.

LOS CONTRASTES

  • Silverio GómezDirector de Induarroz

    “Deben establecerse mecanismos concretos para evitar el aumento desbordado de los fletes de la carga, justificados por costos de operación tiempos y combustible”.

Los más perjudicados por el aumento son los industriales, pues en la zona de los Llanos hay 43 molinos a donde llega el paddy verde para convertirse en arroz blanco y ser movilizado. Semanas atrás, Induarroz le envió una carta al presidente Iván Duque, en el que se comprometieron a comprar la cosecha. Pero más allá de eso, le propusieron al Gobierno que se generen ayudas por los sobrecostos. El director ejecutivo de Induarroz, Silverio Gómez, dijo que se plantea “una línea de crédito especial de Finagro con destino a la industria molinera para la compra, almacenamiento de la próxima cosecha y su posterior movilización”.

Además de esto, el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, le pidió al ministro de Agricultura, Andrés Valencia, no prejuzgar a la industria, ni sugerir que los molinos deben ser vigilados sobre el precio que pagarán a productores de arroz. “Le solicitamos señor Ministro no prejuzgar y poner en tela de duda en forma generalizada el comportamiento de un sector clave”, le escribió el dirigente gremial.

El Ministerio de Agricultura tiene ayudas para los productores
El ministro de Agricultura, Andrés Valencia, recordó que se analizó el impacto de la crisis en la región llanera entre los productores de arroz. Por eso, explicó que “tenemos el incentivo de almacenamiento, da un subsidio de $29.000 por tonelada, por cada mes que se almacena, de esa manera logra que el resto del arroz que no va a tener que salir para el interior se quede en los molinos y en los almacenes de los productores”. A esto se suma una línea de crédito especial para el almacenamiento de arroz.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.