Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Luego de varios años en que se logró la disminución del trabajo infantil en la agricultura a nivel mundial, la FAO advirtió el aumento considerado de la presencia de niños en estas labores. Según la entidad, en 2012 habían 98 millones de menores, en la actualidad hay 108 millones. Es decir que en 6 años el aumento ha sido de 10 millones.

La FAO indicó que esta tendencia  preocupante no solo amenaza el bienestar de millones de niños, sino que también socava los esfuerzos para acabar con el hambre y la pobreza en el mundo.

“Los conflictos prolongados y los desastres naturales de tipo climático, seguidos por la migración forzada, han obligado a cientos de miles de niños a ponerse a trabajar”, indica el estudio.

Varios datos indican la gravedad del asunto. Casi tres de cada cuatro niños que realizan trabajo infantil lo hacen en la agricultura. Cerca de 70 % del trabajo infantil es trabajo familiar no remunerado. La incidencia del trabajo infantil en los países afectados por conflictos armados es 77% más alta que la media mundial.

En este último aspecto se destacan los hogares en los campos de refugiados sirios en el Líbano, por ejemplo, que son propensos a recurrir al trabajo infantil para garantizar la supervivencia de la familia.

“Es probable que los niños que trabajan muchas horas continúen engrosando las filas de los pobres y hambrientos. Como sus familias dependen de su trabajo, esto priva a los niños de la oportunidad de ir a la escuela, lo que a su vez les impide obtener empleos decentes e ingresos en el futuro”, advirtió el Director General Adjunto de la FAO, al frente de Programas, Daniel Gustafson.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.