Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Frudelpa es una empresa que nació en 1996 de la mano del ingeniero agrónomo Armando Velasco. Su propósito es rescatar y posicionar el chontaduro en varias presentaciones. No solo han trabajado en la producción de alimentos, también han desarrollado otras aplicaciones útiles en la agroindustria como harinas y polvos solubles. Para la compañía la pandemia fue una oportunidad, desde ese momento han tenido un crecimiento de 70%.

"En 1985 yo estaba haciendo un curso sobre la palmera de chontaduro en Costa Rica, allá le llaman pejibaye. Cuando me tenía que devolver a Colombia empaqué unos frutos al vacío. En el momento en el que llegué a casa noté que estos se habían conservado en perfectas condiciones. Justo ahí identifiqué que había una gran oportunidad de negocio", recordó el empresario.

Así, empezó a desarrollar un modelo productivo para aprovechar los potenciales del fruto. La empresa Frudelpa, que significa frutos del pacífico, inició operaciones en 1996. "Carulla y el Ley fueron mis primeros clientes a nivel de grandes superficies. Después pude ingresar mi producto a Olímpica y La 14", comentó. Pese a que muy pronto pudo acceder a grandes ligas, Velasco aseguró que fue un reto ganar la confianza de los consumidores, pues el chontaduro se mantenía como un producto relegado.

Utilizar el chontaduro ofrece ventajas en rentabilidad dado su buen rendimiento. "En condiciones normales un agricultor puede sacar entre 12 y 15 toneladas de chontaduro. Usando una mayor tecnificación se puede obtener entre 30 y 50 toneladas. En este momento en la plaza de mercado de Cali el kilo vale $12.000", explicó.

Según el emprendedor, de los más de 40 años que lleva trabajando con este fruto, solo fue hasta los últimos 10 años que las grandes industrias empezaron a identificar los potenciales que puede ofrecer. “Nosotros queremos ofrecer el fruto como una alternativa agroindustral para el desarrollo de las regiones. Una prueba de que tiene esta capacidad es el caso del Guaviare, departamento en el que se están sustituyendo cultivos de coca por chontaduro”, dijo.

Entre algunas opciones de productos para grandes compañías se encuentra la harina de chontaduro. Esta se está trabajando como un suplemento de alimentación animal ante el encarecimiento de los concentrados. Es de gran utilidad, especialmente en el sector de la avicultura, dado su contenido de caroteno y provitamina A.

También trae grandes beneficios en el consumo humano. "Tiene muy buenas proporciones de vitamina, proteína, carbohidratos y aminoácidos. El chontaduro contiene 16 de los 18 aminoácidos necesarios para el desarrollo del organismo", indicó. Por esta razón, con el fruto también se están elaborando polvos solubles para complementar la nutrición en niños y personas de la tercera edad.

En el sector gastronómico se está impulsando con fuerza, aspecto que han venido trabajando desde Frudelpa. "Nuestro producto básico es el chontaduro empacado al vacío en presentaciones con cáscara o listo para su consumo. Estamos vendiendo mermelada, tortas, arepas, limonada, entre otros productos usando el fruto", comentó.

La pandemia fue una oportunidad para la compañía, pues desde ese momento han presentado un crecimiento de 70%. "Nosotros estábamos vendiendo entre 1.200 a 1.500 paquetes mensuales, en este momento estamos vendiendo 5.000 y la tendencia indica que seguirán aumentando las ventas", dijo.

A nivel nacional ya cuentan con el apoyo para posicionar sus productos en los almacenes Éxito. Cabe resaltar que Frudelpa también ha logrado establecer conexiones con compañías extranjeras interesadas en algunas de las aplicaciones que puede tener este fruto. Para inicios de marzo de 2023 esperan poder mandar un contenedor de 20 pies a Israel. En Estados Unidos están en proceso de certificación para poder mandar harina de chontaduro.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.