Como parte del crecimiento de su modelo de negocio en el sector avícola, la Incubadora Santander, propietaria de la marca Huevos Kikes, que vende 3,7 millones de huevos al día, abrió una nueva línea de productos con la cual está incursionando en la venta de carne congelada de gallina.

Desde noviembre pasado, se constituyó la empresa Gallina Kampeona, con la que a través de una planta de beneficio se logra el aprovechamiento de las gallinas, una vez finalizado su ciclo productivo de huevo.

Esta planta, de acuerdo con Juan Felipe Montoya, presidente de la Incubadora Santander, tiene una capacidad instalada para procesar 2.000 gallinas por hora. “Con esa planta podríamos prestar el sacrificio de 30% de la totalidad de las gallinas en Colombia. Hoy sacrificamos entre 150.000 y 180.000 gallinas mensuales”, aseguró.

La razón para incursionar en este nicho de mercado, de acuerdo con Montoya, tiene que ver con la dificultad de conseguir carne de gallina en los supermercados, pues predomina la carne de pollo, lo que llevó a buscar la recuperación en el acceso a ese producto.

“Contamos con 18 centros de distribución. Ya estamos llegando con Éxito y con Olímpica con este producto, para recuperar esa tradición tan fuerte y tan grande para nosotros”, dijo el presidente de Huevos Kikes, destacando que Boyacá, la Costa Atlántica y el Valle del Cauca, son mercados potenciales para este producto. Esta no es la única área de innovación de la compañía. En el Valle del Cauca, en particular, está desarrollando un clúster para lograr el aprovechamiento de los residuos de los diversos procesos agrícolas. Un caso puntual es el de esta empresa, que desarrolló un sistema de biodigestores a partir del gallinazo, primero en el mundo, que les permitirá generar 100% de su consumo y vender excedentes de energía.

Montoya explicó que el proyecto lo componen cinco biodigestores, de los cuales ya uno está en funcionamiento. “Hoy tenemos un Biodigestor que produce 1,8 Megavatios (MW), con un proceso de biodigestión”, a la espera de su estabilización, para continuar con los otros mecanismos.

Biomasa para energía

El caso de Incubadora Santander es un ejemplo de cómo la diversificación de la matriz energética y los compromisos ambientales del país han hecho que los sectores industriales encuentren en la biomasa residual una oportunidad de lograr un mayor aprovechamiento de materias primas, especialmente en los sectores energéticos.

Según cifras recolectadas por la Misión de Crecimiento Verde del Departamento Nacional de Planeación (DNP), el país produce cerca de 279,4 millones de toneladas al año en biomasa residual, la mayoría en el sector avícola (105 millones de toneladas), bovino (99,1 millones de toneladas) y agrícola (71,9 millones de toneladas), siendo estas las más importantes.

Actualmente, el mayor uso de la biomasa está asociada a la generación de energía eléctrica, la cual aporta excedentes al Sistema Interconectado Nacional (SIN) y se utiliza, además, para la producción de biocombustibles. En el caso de la Incubadora Santander, Montoya indicó que “en este momento 70% de nuestra energía consumida es generada por ese biodigestor. El proyecto son cinco, en total, y este primero está en prueba. Una vez que esté comprobado arrancamos los otros”, dijo Montoya, quien destacó que en total, será una generación de cinco megavatios, con lo que podrán vender al SIN cerca de cuatro megas, si se tiene en cuenta que su consumo total son 1,2 MW.

De acuerdo con la información suministrada por XM, operador del SIN y gestor del mercado mayorista de energía, durante junio la generación lograda a través de biomasa sumó 1,89 gigavatios de energía al día, arrojando un crecimiento de 57,7% frente a los datos de marzo, lo que lo convierte el tipo de energía renovable que más crece.

LOS CONTRASTES

  • Juan Carlos MiraPresidente de Asocaña

    “En 2017, se generaron 1.487 gigavatios hora de energía, que es suficiente para atender las necesidades de un millón de colombianos”.


  • Juan Felipe MontoyaPresidente de Huevos Kikes

    “En este momento, 70% de nuestra energía consumida es generada por ese biodigestor, el proyecto son cinco en total y el primero está en prueba”.

La Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña) indicó que, como parte de su plan de cogeneración, se han hecho inversiones por más de US$400 millones para la producción de energía, con lo cual, de los 14 ingenios que tiene el país, actualmente 11 cogeneran, para su consumo propio y para el resto del sistema.

De hecho, la capacidad instalada de los ingenios ha crecido en los últimos años con lo que, según Juan Carlos Mira, presidente de Asocaña, este sector “contribuye a la seguridad energética nacional de manera sostenible con el medio ambiente”. Solo en 2017, el crecimiento fue de 4% en su capacidad total.

¿Cuánta energía generan los ingenios?

De acuerdo con las cifras de Asocaña, la capacidad instalada de generación de los ingenios azucareros en 2017 llegó hasta los 263 megavatios de energía (MW) y en 2020, la expectativa es que haya un incremento de 22%. De acuerdo con Juan Carlos Mira, presidente del gremio, “en 2017 se generaron 1.487 gigavatios hora de energía eléctrica (GWh), que es la energía suficiente para atender las necesidades de un millón de colombianos”. Esto evidencia el potencial de generación limpia que se puede lograr con biomasa.