Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El uso de organismos vivos para controlar la presencia de plagas en cultivos es una estrategia que ha venido tomando fuerza en los últimos años entre agricultores de diversos países del mundo.

Entre dichos organismos se destacan los hongos conocidos como entomopatógenos (HEP), los cuales son capaces de atacar y eliminar a los agentes causantes de patologías en las plantaciones. 

Una investigación liderada por el ingeniero agrónomo Yenmy Ramos Delgado, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UN) Sede Palmira busca identificar los HEP como posibles agentes controladores del insecto Diaphorina citri, presente en Colombia y responsable de la transmisión de la bacteria que produce la enfermedad de Huanglongbing, asociada a las siglas HLB.

Esta última es reconocida como una de las mayores devastadoras de la citricultura a nivel mundial, sobre todo porque actualmente la única forma de enfrentarla es erradicando las plantas afectadas.

Ramos Delgado llevó a cabo su estudio en fincas de varios municipios citrícolas de los departamentos de Valle del Cauca y Quindío. De cada una de estas tomó diez árboles, cuatro ramas de cada uno, para verificar si había adultos muertos del insecto vector.

Tanto en laboratorio como en campo se hicieron pruebas en las que se comprobó la regulación de las poblaciones del Diaphorina citri gracias a la presencia de hongos entomopatógenos, lo cual representa, de acuerdo con el investigador, “una alternativa biológica para el control de este insecto”.

En palabras del ingeniero ambiental Fabián Atencio, una de las principales ventajas del uso de microorganismos para el control de plagas, en general, están relacionadas con la reducción en el uso de pesticidas químicos, muchos de los cuales afectan al entorno y en los productos agrícolas. 

“De hecho, estos están siendo utilizados actualmente para la producción de bioinsecticidas, que emplean como ingrediente activo bacterias, virus y hongos, incluidos los entomopatógenos, de estos últimos forman parte alrededor de 700 especies”, apuntó Atencio.

Acción del hongo sobre el insecto

Los microorganismos como los hongos entomopatógenos (HEP) comienzan su ataque con la invasión y adhesión al cuerpo del insecto. Posteriormente, las esporas germinan y penetrar el cuerpo del insecto y luego el hongo se multiplica y libera toxinas al interior del insecto, lo cual le causa la muerte a este último.

La opinión

Fabián Atencio
Ingeniero ambiental
“los microorganismos están siendo utilizados para la producción de bioinsecticidas, que tienen como ingrediente activo bacterias, virus y hongos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.