Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las variables físicas, fisiológicas, genéticas o sanitarias de estas son las que permiten a un agricultor obtener mayores rendimientos, cosechas más homogéneas, mejores costos de producción y evitar diseminar plagas en diversas regiones.

Las semillas son el insumo más importante para llevar acabo la actividad agrícola, porque gracias a ellas se origina una nueva planta, cuando estas son sembradas en un entorno en donde el ser humano les da todas las ventajas para que crezcan.

Por consiguiente, dependiendo de la calidad de estas que se empleen, existe una gran probabilidad de éxito o fracaso en la agricultura, porque tiene expresión en variables físicas, fisiológicas, genéticas o sanitarias y gracias a estas características un agricultor puede llegar a obtener mayores rendimientos, cosechas más homogéneas, mejores costos de producción y evitar diseminar plagas o patógenos en diversas regiones del país.

De ahí que Julio Ramírez Durán, jefe del departamento de semillas de la Agrosavia, recomienda que para sacarle mayor beneficio a este insumo, el agricultor debe emplear semillas de calidad, porque permiten realmente aprovechar el potencial genético que nos ofrece cada material nativo - criollo o mejorado que se emplea en todos los sistemas productivos de Colombia.

“Para el caso de las semillas que provienen de programas de mejoramiento genético existe una normatividad que nos asegura la calidad del material que se está comercializando, por esta razón, es recomendado que se adquieran con registro para la zona de influencia y con el respectivo certificado que emite nuestra autoridad sanitaria que es el ICA”, dice Ramírez.

Según Agrosavia, existe en Colombia una amplia gama de especies cultivadas que cuentan con variedades nativas, criollas o mejoradas y cada una de ellas, disponen de un alto potencial y características específicas para diferentes modelos productivos existentes en el agro.

LOS CONTRASTES

  • Leonardo Ariza RamírezGerente general de Acosemillas

    “Hacemos un llamado a todos los productores agropecuarios que le apuesten a la calidad y la legalidad del campo colombiano”.

  • Julio Ramírez DuránJefe de semillas de Agrosavia

    “El uso de semilla de calidad permite realmente aprovechar el potencial genético que nos ofrece cada material nativo - criollo o mejorado”.

Implementación

El productor agropecuario colombiano es libre de escoger qué semilla quiere sembrar, no hay limitación en la adquisición de esta; no obstante, las que se comercializan en el país deben estar registradas y autorizadas por el ICA, precisa Leonardo Ariza Ramírez, gerente general de Acosemillas. Además, tienen que “cumplir con unos parámetros de calidad de acuerdo con lo establecido en la Ley, ya que allí es donde se reglamenta y controla la producción, importación, exportación y almacenamiento de semillas producto del mejoramiento genético para la comercialización y siembra de sus planes.

Los balances de la producción
Los reportes que tiene el ICA revelan que en lo corrido del año, se ha importado al país más de 5 millones de kilogramos (kg) de semilla sexual, de los cuales 2,8 millones de kg son de maíz; 751.840 kg de Brachiaria; 741.398,47 kg de Rye Grass y 237.005 kg de Panicum. Los restantes 438.567,46 kg fueron de especies como hortalizas, sorgo, algodón, forestales, entre otras. Los agricultores pueden encontrar en Agrosavia, en el microsite de la Biblioteca Agropecuaria de Colombia, más de 15 manuales de producción de semilla de calidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.