Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El tema de los lactosueros en Colombia sigue siendo punto de polémica por parte de los consumidores y las empresas productoras de lácteos. Y es que en los últimos años más de 40 compañías han sido investigadas por añadir en la fabricación de la leche, este suero que se obtiene durante el proceso de elaboración del queso.

Es así y a pesar de que en el país el artículo 14.1 del Decreto 616 de 2006 y el artículo 8 de la Resolución No. 2997 de 2007 del Ministerio de Salud y Protección Social, prohíben en forma absoluta la adición de lactosueros a la leche en todas las etapas de la cadena productiva, varias empresas continúan haciéndolo.

El caso más reciente se presentó en el día de hoy cuando la Superintendencia de Industria y Comercio, informó que en su rol de autoridad única de competencia, formuló pliego de cargos a las empresas Gloria Colombia S.A.S., Lactalis Colombia Ltda. (Parmalat), Sabanalac S.A. y Compañía Procesadora Y Distribuidora De Lacteos Ltda. (Hacienda San Mateo) para determinar si habrían realizado presuntos actos de competencia desleal de engaño y violación de normas, al presuntamente adicionar lactosuero a la leche entera higienizada UAT.

En ese orden de ideas y para acreditar la adición de lactosueros a la leche entera higienizada por parte las investigadas, la SIC realizó, visitas de inspección en conjunto con el Invima en donde se tomaron distintas muestras que fueron analizadas por esa entidad. Así, los resultados de las pruebas realizadas demostraron la presencia de Lactosuero Caseinomacropétido (CMP) en algunas de las muestras analizadas en grandes cantidades en comparación con el valor promedio de 30 μg/ml, utilizado como referencia para la leche cruda (sin higienizar).

Cabe recordar que, en abril de 2011, la SIC ordenó investigar a 23 empresas (productos y comercializadores) por vender un subproducto de la leche; luego en mayo de 2016 la misma entidad impuso multas a varios productores por engañar a los consumidores; y el tema volvió a relucir en diciembre de 2019, cuando más de 300.000 campesinos representados por Demogan demandaron a nueve empresas lácteas por vender lactosueros.

En relación con esto y ante el panorama y dichas acciones que parecen no tener control, hace dos años LR habló en exclusiva con Roberto Ramírez Ocampo, presidente de Demogran quien en ese momento afirmó que el Invima no tenía las herramientas necesarias para detectar trazas de lactosuero.

“Controles han faltado todos. Le pedimos en primer lugar al Invima por qué no hacía algo y buscaba cómo está la calidad de la leche. El Invima no tenía los equipos para poder determinar trazas de lactosueros y por eso enviamos las muestras a Alemania. La inclusión de lactosueros estuvo muchos años al garete, estaba en una situación de permisividad absurda”, dijo Ocampo en su momento.

Actualmente, que volvió a relucir el tema, la Superintendencia de Industria y Comercio tomó como media para las cuatro empresas investigadas trasladar la decisión al Invima y al Ministerio de Salud para efectos de que ejerzan su competencia en esta materia en lo concerniente a la fijación de la línea base del límite de control superior de CMP en leche en Colombia.

Pero, ¿es lo único que puede hacer la SIC?

Andrés Barreto González, superintendente de industria y comercio, también explicó a el medio de comunicación el Tiempo, que como medida ante dicha práctica, en los últimos cuatro años han realizado visitas a las cuencas lecheras, porque siempre han sabido que algunas leches crudas que se comercializan en el país se les adiciona lactosueros.

“Aunque en esta industria el lactosuero se utiliza para producir quesos y otros productos, existen unos mínimos tolerables de la leche que no deben ser aumentados y estamos a la espera de la resolución del Ministerio de Salud que indique cuales ese mínimo tolerable”, explicó Barreto.

Hace dos años, también se realizó un debate de control político en la Comisión V de la Cámara de Representantes, en la que exponentes de distintos sectores de la industria láctea discutieron situaciones como la práctica de adicionar lactosueros a la leche y venderla como un producto puro.

Uno de los congresistas presentes, César Eugenio Martínez Restrepo, dijo durante el debate que “es criminal” vender leche que no sea este producto, haciéndolo pasar como lactosuero. “Darle leche a un niño simulando que es leche, es criminal. Nosotros tenemos una materia prima que es la leche y que es sustancial para el desarrollo cerebral de los niños”.

Por último, es preciso resaltar que a pesar de las repetidas denuncias, investigaciones por parte de las SIC y el Invima y las altas cifras en multa impuestas a las empresas que incumplen dicha normal, los colombianos estamos expuesto a consumir productos que parecen leche, saben a leche pero tal vez no lo sea.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.