Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Kraft Heinz podría verse afectado con una calificación crediticia basura a mediados de 2021 si no se da la vuelta, dijo el viernes S&P Global Ratings.

S&P dijo que las ganancias para el fabricante de Kraft Macaroni & Cheese y Heinz ketchup han sido más débiles de lo esperado y que la compañía está enviando mensajes contradictorios sobre sus expectativas de rendimiento a finales de este año. El evaluador de crédito dijo que la compañía necesita reducir la deuda en relación con las ganancias y que está preocupada por los riesgos que Kraft Heinz podría enfrentar en la segunda mitad de 2019, incluidos los mayores costos de los productos básicos y la reducción de las existencias en los minoristas.

Aún así, fuentes cercanas a la empresa explicaron que la compañía no ha pensado en reducir sus inversiones en el sector agrícola, porque después de todo de él depende su producción a nivel global.

Kraft Heinz tiene calificaciones BBB- o equivalentes, el rango de grado de inversión más bajo, de los tres principales calificadores. Con aproximadamente US$$30.000 millones de deuda a largo plazo pendiente, la compañía se encuentra entre los 20 mayores emisores de deuda en el nivel más bajo de grado de inversión, excluyendo las compañías financieras.

La cantidad de deuda corporativa calificada entre BBB + y BBB- se ha disparado en los últimos años, avivando los temores de algunos inversionistas de que cientos de miles de millones de deudas podrían caer en un estado no deseado si las empresas luchan. Si Kraft Heinz fuera degradado por al menos dos calificadores de crédito, caería en índices de bonos basura, convirtiéndolo en uno de los mayores emisores de deuda de alto rendimiento. Las calificaciones de grado especulativo pueden hacer que sea más costoso para las empresas financiar los negocios diarios y que sea más difícil capear los ciclos económicos. La compañía respaldada por Warren Buffett ha dicho que está comprometida a mantener sus calificaciones de grado de inversión.

Los mensajes de correo electrónico y correo de voz a Kraft Heinz en busca de comentarios no fueron respondidos de inmediato.

Kraft Heinz todavía está tratando de superar una gran cantidad de problemas que han afectado sus acciones este año. La compañía ha tenido problemas desde que su oferta para comprar Unilever se derrumbó en 2017, y en febrero, anunció una amortización de US$15.400 millones sobre el valor de sus marcas y una citación. Sus propias investigaciones internas también han revelado problemas de contabilidad, y tuvo que reformular los resultados desde 2015.

A medida que la compañía intenta cambiar las cosas, anunció un nuevo liderazgo: Miguel Patricio, ejecutivo de Anheuser-Busch InBev desde hace mucho tiempo, reemplazó a Bernardo Hees como director ejecutivo este verano. Pero tiene una batalla cuesta arriba por delante: dijo a principios de este mes que Kraft Heinz necesita una "estrategia integral", pero que no tenía suficiente confianza para emitir orientación en este momento. La compañía también retiró su guía Ebitda anterior para el año y los inversores enviaron las acciones a la baja.

S&P dijo que la compañía necesita reducir los niveles de deuda en relación con las ganancias. Dijo que la compañía podría tomar medidas como aumentar los ingresos, vender activos o reducir o eliminar sus dividendos.

Las acciones de Kraft Heinz cayeron hasta 1.8% a US$25,15 en las primeras operaciones. La acción ya había perdido el 41% de su valor este año hasta el cierre del jueves. Sus bonos cambiaron poco el viernes por la mañana.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.