Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La aparición de nuevas tiendas y emprendimientos de productos agrícolas orgánicos, una conciencia creciente de alimentación sana y cuidado del medio ambiente aparentan la existencia de un auge en la producción y ventas de esta línea en Colombia. Pero, aunque hay un leve aumento en el consumo, todavía se trata de un mercado pequeño, frente al tradicional.

Según Luis Betancur, presidente de la Federación Orgánicos de Colombia, “en los estratos altos hay algún consumo. Por moda o salud la gente tiende a comprar cosas naturales o saludables, pero no tiene muy claro el concepto de orgánico”.

En materia de hectáreas sembradas, las cifras confirman que se trata de un negocio estancado. “Hay estimativos, mas no estadísticas certificadas, que hoy puede haber unas 90.000 o 100.000 hectáreas dedicadas a la agricultura orgánica en el país, lo que ni siquiera alcanza al 1% del total de hectáreas cultivadas”, aseguró Betancur.

Si comparamos esa cifra con la de otros países, el panorama no es el mejor. Perú, con una economía parecida a la colombiana, dedica 700.000 hectáreas a la agricultura orgánica. En Argentina son 3,6 millones y en Australia, líder mundial en la materia, cerca de 40 millones. En total, alrededor del mundo hay 72,3 millones de hectáreas dedicadas a estos cultivos.

Y si la demanda interna es poca, la oferta igual. En grandes superficies, mercados campesinos y tiendas especializadas se nota un crecimiento en ventas de hortalizas y frutas, pero el 95% de la producción orgánica nacional sigue siendo para exportación con productos como café, banano, arroz, caña de azúcar y palma de aceite, según la Federación.

Algunos casos exitosos de producción se deben más a esfuerzos particulares de emprendimientos y negocios, que a una política real de estímulos y apoyos estatales. “El Gobierno no le ha parado bolas a lo orgánico. No hay campañas para que la gente conozca los beneficios para su salud y no hay ayuda gubernamental a productores”, afirmó Betancur.

LOS CONTRASTES

  • Luis Betancur ZuluagaPresidente de Fedeorgánicos

    “Con excepción de estratos altos, la inmesa mayoría de la gente no entiende y aprecia los productos orgánicos y no está dispuesta a pagar un poco más por sus beneficios”

Por su parte, Jairo Idárraga, de la Asociación Agropecuaria Orgánica de Antioquia, resaltó que “parece que aquí el Gobierno les pusiera más cuidado a las multinacionales, descuidando los medianos y pequeños agricultores orgánicos”. Así mismo, Henry López, de la misma agremiación, indicó que “sí hay un mercado creciente y la demanda interna está aumentando, pero la cantidad de hectáreas no será capaz de atenderla”.

Un estudio de la Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá, indicó que la principal motivación de compra de productos orgánicos es la salud, mientras la de no compra es el precio. Los productos favoritos son cereales, frutas y verduras y la gente está en disposición de pagar hasta un 10% más, según el documento.

Ricardo Londoño Jaramillo, director de ventas y operaciones de Merkaorgánico, explicó que “dentro de lo orgánico, las categorías que más crecen son frutas y verduras”. En la tienda de la marca en el Centro Comercial El Tesoro, las ventas han crecido en 70% desde su apertura hace año y medio y hay planes de expansión para abrir una tienda en Bogotá en 2021 y otras en Medellín.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.