Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cada vez crece más las tendencia de hacer turismo en la fincas cafeteras. Esto debido a que los caficultores colombianos vienen aprovechando las temporadas de baja cosecha para desarrollar estas actividades turísticas, con la intención de aumentar sus ingresos y contribuir al fortalecimiento cultural de sus regiones.


Precisamente, gracias a ello, Colombia Productiva ejecutó el proyecto ‘Turismo en Fincas Cafeteras’, en el que 649 pequeños caficultores en 13 municipios de Nariño, Quindío y Antioquia participaron en la elaboración de nueve planes de negocio, con las tareas que les permitirá aprovechar el potencial turístico en sus fincas en torno a la cultura cafetera, el ecoturismo y el turismo comunitario.

En total, Colombia Productiva encontró, junto a nueve asociaciones cafeteras en los tres departamentos, el potencial turístico en sus regiones alrededor del cultivo del grano y desarrollaron en conjunto la hoja de ruta, con las acciones para aumentar sus ingresos, aprovechando el tiempo de baja cosecha.

Precisamente, de acuerdo con las proyecciones de los planes de negocio, con una destinación de 7% del tiempo de trabajo, cada finca podría generar hasta $218 millones adicionales por turismo al año sin afectar su actividad principal en torno al cultivo del café, movilizando ingresos para la asociación y para los distintos eslabones de la cadena de servicios turísticos, como intérpretes, alimentación, transporte y hospedajes para los visitantes.

“Estoy seguro de que estos cafeteros que se vincularon a tan importante proyecto, promovido por Colombia Productiva, podrán mejorar sus ingresos y darle valor agregado a su capacidad productiva a través del turismo. Cuando un visitante llega a estas fincas cafeteras quiere saber sobre la expresión cultural que se promueve en ellas, lo que también fortalece la gastronomía de la región”, señaló el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo.

De igual forma, Restrepo destacó que esta es una manera de hacer más rentable su actividad económica, principalmente en las épocas del año en las que hay baja la producción del grano.

Por su parte, Camilo Fernández de Soto, presidente de Colombia Productiva, indicó que “como parte del desarrollo de los planes de negocio, se identificaron 52 fincas cafeteras con vocación turística. Además, se hallaron 58 atractivos naturales que se suman a la oferta turística que pueden ofrecer los caficultores con experiencias como senderismo, miradores a volcanes en Nariño y conexión con reservas indígenas”.

Vale destacar que, dentro de los caficultores beneficiados se identificaron 158 con potencial de ser prestadores de servicios turísticos. Esto permitió la caracterización de 41 prestadores de servicios con potencial para ofrecer alojamiento a los turistas, otros 35 prestadores con capacidades para brindar servicios de transporte y 53 en alimentación, mientras que 56 podrían prestar servicios de guianza o interpretación.

“Este proyecto define un modelo de negocio que genere un ingreso adicional a los caficultores, aprovechando el patrimonio natural y cultural de las diferentes regiones. Es importante porque involucra a asociaciones de mujeres cafeteras y resguardos indígenas. Además, identifica una nueva oferta turística en estos municipios asociada al café, como el ecoturismo; el avistamiento de aves, orquídeas y mariposas; senderismo y de conservación ambiental”, agregó Soto.

LOS CONTRASTES

  • Camilo Fernández de SotoPresidente de Colombia Productiva

    “Este proyecto define un modelo de negocio que genere un ingreso adicional para los caficultores al aprovechar el patrimonio natural y cultural de su región”

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.