Las cifras reportadas por la Asociación Hortofrutícola de Colombia (Asohofrucol) y publicadas por la Presidencia de la República señalan que Colombia registra un área sembrada de 97.275 hectáreas de cítricos con una producción de 1,20 millones de toneladas al año.

Sin embargo, para el sector frutícola, las naranjas, mandarinas, toronjas y clementinas, continúan siendo un reto en materia exportadora. Varios estudios sobre el perfilamiento de esta cadena productiva en Colombia indican que el país es un actor marginal como productor de cítricos el mundo.

Pese a lo anterior, algunos exportadores trabajan en la conquista de nuevos mercados, a propósito del anuncio realizado por las autoridades de sanidad de Estados Unidos que abren las puestas a las importaciones de los cítricos dulces nacionales.

Nativa Produce es una exportadora colombiana que desde hace tres años incursionó con naranjas valencia y mandarinas en el mercado de las islas del Caribe. La compañía empezó con el envío de dos cajas que no superaban los 20 kilos al año. Ahora, exporta en promedio 15 toneladas que representan US$35.000 al año.

El Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (Aphis) estadounidense habilitó el envío de solicitudes de exportación, informó el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) hace un par de semanas. Para que las exportaciones al país norteamericano se concreten es necesario cumplir con un Plan Operativo de Trabajo para el envío de estas frutas.

Darío Cano, gerente de Nativa Produce, señaló que uno de los obstáculos más relevantes para los actores de la cadena es la tecnificación del sector agrícola. Las naranjas y mandarinas colombianas compiten con las de EE. UU., donde la industria agrícola presenta altos niveles de tecnificación; adicionalmente, las frutas presentan características que las hacen más atractivas a los mercados como tamaño y limpieza de piel.

Nativa Produce nació en 2011 con una vocación exportadora que ahora abarca una gran oferta frutícola: piñas, bananitos, rábanos, uchuvas, gulupa, curuba, limón aguacate y los cítricos dulces, entre otras. “Vemos un gran potencial en los críticos y aunque somos conscientes que es importante el trabajo en temas como la tecnificación en los cultivos y la transferencia de tecnología queremos seguir ampliando nuestro mercado en el Caribe a la isla Guadalupe y las islas francesas”, manifestó Cano.

El mercado principal de esta exportadora para las naranjas valencia y las mandarinas arrayanas están en Curazao, Belice y Aruba. “Nuestra meta es triplicar las exportaciones para 2018”, agregó el ejecutivo.

La compañía desarrolla acciones con los agricultores para fortalecer el proceso de tecnificación. Junto con el Ministerio de Agricultura, las alcaldías locales, Asohofrucol e ingenieros agrónomos dispuestos por Nativa Produce realiza un acompañamiento a los productores desde el momento de la siembra.

Las frutas exportadas provienen de tierras cultivadas en los departamentos de Cundinamarca, Antioquia y Santander.

“El crecimiento en los despachos durante estos tres años nos ha dado un aliciente y nos demuestra que el proyecto exportador va en aumento”.

En 2017, el ICA certificó la exportación de 28.130 toneladas cítricos con destino a diferentes países del mundo.

La meta del sector y el Gobierno Nacional es alcanzar a corto plazo los estándares establecidos por Aphis para llevar la naranja dulce, toronja, mandarina, clementina y tangerino a un mercado tan competitivo como el de Estados Unidos.