Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia ocupa el puesto número 34 en producción de tomate, la cual es de 512.000 toneladas al año, aproximadamente 62,3 toneladas por hectárea. Los cultivos se han visto afectados por el exceso de lluvias, las cuales aumentan el riesgo de enfermedades como las causadas por los hongos Fusarium Oxysporum, que provocan marchitez vascular y afectan directamente la calidad del producto, ya que, en el interior de los tallos, toma un color marrón.

Las hojas se vuelven amarillentas, toda la planta se marchita e incluso el suelo puede quedar inutilizable por años. La Universidad Nacional de Colombia (Unal) ha realizado un estudio sobre cómo frenar esta enfermedad, junto a la bacteriólogo Diana Vinchira, magíster en Ciencias – microbiología y doctora en Biotecnología de la Unal.

Se recolectaron 200 microorganismos de los arrecifes de coral de Santa Catalina y Providencia, en el Caribe Colombiano, con el fin de estudiarlos para encontrar una cura para esta enfermedad y generar un producto de base biotecnológica.

Los investigadores lograron evidenciar que la bacteria Paenibacillus sp. produce por sí sola unos metabolitos que inhiben el crecimiento del hongo. Las pruebas que se han hecho hasta el momento han sido en ambientes controlados por lo que esperan poder adelantar un proceso de escalonamiento para pasar de nivel de laboratorio a planta piloto y generar un prototipo que se pueda usar a escala industrial. También se realizarán los registros pertinentes ante el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.