Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La mastitis bovina es considerada por los expertos como una de las enfermedades infecciosas que más pérdidas económicas genera a los productores de leche. Este padecimiento afecta a las vacas que se encuentran en período de lactancia, pero, debido a las lluvias que aumentan la tasa de infecciones, cualquiera de estos animales puede verse afectado.

Según un informe del Ministerio de Agricultura, la mastitis bovina consiste en la inflamación de las glándulas mamarias o la ubre, que genera dolor y estrés a las vacas, ocasionando disminución en la producción y en la calidad de la leche, pues cambia su sabor y aumenta la carga bacteriana normal.

La enfermedad inicia con la entrada de los microorganismos patógenos desde la parte externa o del ambiente al interior de la ubre a través del conducto glandular o pezón, seguido de la invasión total de gérmenes e inflamación del tejido mamario o de la ubre causado por la infección, así como daños a los tejidos que, dependiendo de la duración y severidad de la enfermedad, dan lugar a la formación de fibrosis, edemas inflamatorios o atrofias del tejido mamario; y abscesos o gangrena en los casos graves.

Según los expertos, los bovinos con mastitis ven disminuida su producción de leche y, para solventar esta situación, los productores deben costear tratamientos y medicinas, lo que agrava aún más las pérdidas económicas.

Diagnosticar y tratar la mastitis en bovinos no es un tema sencillo, por lo que los expertos recomiendan siempre estar pendientes de los síntomas en los animales, especialmente, en sus gestos corporales.

Preselle los pezones

La higiene de los pezones es un paso fundamental tanto para ordeñar como para prevenir la mastitis. Deben lavarse con agua limpia, adicionando un antiséptico y luego secarse inmediatamente con toallas.

Diferencie los roles en el ordeño

Es importante, a la hora de prevenir la mastitis, procurar que el ordeñador no sea el mismo que sujete a la vaca al momento de esta operación. Así se evitan infecciones en las ubres de los bovinos.

Ordeñe de último a las vacas infectadas

En caso de tener vacas infectadas de mastitis en su finca, los expertos recomiendan ordeñarlas al final del proceso, para así evitar que contagien a los bovinos sanos que tenga en su rebaño.

Haga la prueba California

Realice la prueba California (CMT), como un diagnóstico rutinario para la prevención de la mastitis. Se hace al lado de la vaca y solo necesita una muestra de leche a la que se le pondrá un reactivo químico.

Prevenga con espacios limpios

Expertos coinciden en que, antes de tratar la mastitis, el paso más importante es la prevención, pues es de suma importancia mantener los espacios de los bovinos limpios y bien cuidados.

Tome muestras de la leche

Las muestras de leche de los bovinos ayudarán a los veterinarios a entender qué tipo de bacterias o microorganismos están implicados en la infección, para así determinar los antibióticos a usar.

Realice un antibiograma

Cuando los antibióticos no hacen efecto, uno de los mayores problemas a enfrentar es la resistencia antimicrobiana, por lo que es recomendable determinar muy bien qué medicamentos se van a usar.

No interrumpa el tratamiento

Al momento de iniciar el tratamiento debe saber que es de vital importancia aplicar las medicinas en los horarios asignados y, por el bien de los bovinos, no los interrumpa antes de tiempo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.