Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Un estudio en el que participó la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario mostró que las niñas y niños de Usme y Sumapaz tienen presente en sus cuerpos residuos de agrotóxicos utilizados para eliminar insectos y hongos en cultivos.

Estos residuos fueron relacionados con los problemas de aprendizaje por déficit de atención y falta de memoria, que aparecen como consecuencia de los plaguicidas empleados en estas localidades.

Según John Benavides, profesor de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Institución y líder de la investigación en salud rural con un enfoque epidemiológico y social, dijo que midieron los agrotóxicos en la orina de los menores. “Lo más triste de esta investigación es que, de los 232 niñas y niños entre 7 y 10 años que fueron mapeados para el estudio, 100% tienen este veneno”.

La mayoría de estos productos químicos que buscan envenenar los insectos y hongos son neurotoxinas que afectan el cerebro que, según el investigador, es más susceptible en las niñas y niños porque obstaculiza el desarrollo del proceso de aprendizaje.

En esta investigación mapearon 23 agrotóxicos, de los cuales 13 tenían niveles detectables. Las neurotoxinas más fuertes son olas que están presentes en los menores.

“A pesar de que hay familias que no trabajan directamente con estos agrotóxicos, estas estaban contagiadas porque este veneno viaja por el aire y por el agua. El viento es el principal elemento de propagación”, agregó.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.